Apreciado Karl,

2009-01-02-lagerfeld

Soy una de esas extrañas mujeres que pueblan el planeta , que NO estoy muy delgada. Puedo ser normal o curvilínea. Si quieres, gorda, pero NO soy como tú dices que se debe ser ni me muero de envidia “sentada en un sofá , comiendo patatas fritas” cuando veo a una de esas modelos , extra-slim de tus desfiles.

Me dan más bien pena. Seres humanos reducidos a la mínima expresión corporal ( ¡Cuidadito que no se ponga de moda ultra-fashion-de-la-muerte, el jibarismo!) que caminan raro, raro, raro…

Admito que sí me muero de envidia ante una Jennifer López , Julia Roberts o Pilar Rubio que son mujeres , de otras formas pero NO excesivamente delgadas y con la capacidad de andar de forma natural.

En un mundo complicado, donde valores como “el modelo corporal” han dado lugar a complejos, traumas y enfermades extremas respecto a los desórdenes alimenticios ( hay víctimas mortales por anorexia, que no se nos olvide) hay que trabajar íntensamente los conceptos como “estar saludable” para que las próximas generaciones puedan estar liberadas del dichoso modelo corporal y estén sanas. En el extremo opuesto al “sueño de Karl” se sitúa otra problemática como es el sobrepeso y la obesidad. Los extremos, eso ya está más que confirmado, nunca son buenos…

Querido Karl, no fomentes cosas tan superfluas pero tan dañinas , a la vez. No hagas el rídiculo. Limítate a la ropa .

Y ten cuidado. Los tiempos cambian y tu ya eres de los del viejo tiempo. Los del nuevo, igual no te entienden y, es posible que ni te conozcan…No saben que tienes el prestigio, la fortuna y el estatus en el que viven los diseñadores de ” la alta costura”. Así que para ellos, solo eres un señor mayor, vestido como un cowboy provinciano de visita a Nueva York, estrafalario y muchos pensaran que hasta un punto hortera.

Eso sí, un señor mayor delgado.

Los que sí que conocemos quien eres ( o lo que eras o lo que te crees que eres), es posible que no compremos un vestidito de cóctel de última colección pero sí que nos chiflan los accesorios y los perfumes de Chanel… Si no tienes cuidado con esa boquita de gurú anticuado, muchas compradores activistas , se van a decantar por otras marcas que no estén ligadas al síndrome de la estupidez. Es una cuestión de esas que pueden preocupar a los del Departamento de Marketing y , también, a los de Financiero. Si algo le ha pasado a la industria del lujo es que han podido diversificar y vender más acercando sus exclusivas marcas al comprador medio, a través de los complementos y la industria cosmética. !Imagínate sí ahora , los NO super delgados del mundo, boicotearan al señor de la coleta ( eso sí, muy delgado)!.

Lo dicho, Karl. Límitate a la ropa.

La foto es de Karl Largefeld y sí, la he puesto por joder…

El diseñador Karl Lagerfeld la emprende contra las mujeres curvilíneas

http://www.20minutos.es/noticia/540937/0/karl/lagerfeld/curvas/