Venganza.

Al principio, hasta sentíamos simpatía por él. Las agresiones se centraban en pintadas en las fachadas y puertas. Se publicaban proclamas en Twitter y en blogs y hubo quien las hizo virales. Había una cierta lógica en lo que se decía…

“Sois vosotros los que no lo veis. Estáis ciegos. Totalmente ciegos. Sois cómplices de esta barbaridad. Y culpables. Exhibís los cadáveres y os da igual. Sólo os interesa que todo “esté bonito” … Imbéciles. Malvados. Sois seres repugnantes… “

Yo mismo, dejé de comprar flores…pero su locura fue avanzando a medida que conseguía más impacto social. Supongo que ese fue el detonante para que su manía se convirtiera en una psicopatía grave. Se volvió loco…

(…)

Estamos trasladando al Asesino de las Flores del juzgado al Hospital Psiquiátrico dónde pasará el resto de sus días. Lleva una camisa de fuerza y está esposado y con los tobillos encadenados, pero se nos ha olvidado taparle la boca. No para de vociferar. Ni las mamparas de seguridad de la furgoneta policial, consiguen amortiguar sus gritos. Mi compañero sube el volumen de la radio para no oírlo. Hay un atasco en la salida… Tenemos para un rato…

“No me arrepiento de nada. ¿Qué no os dais cuenta de que son seres vivos? Nacen, crecen, se alimentan, se reproducen… ¿Os gustaría que os dejaran sin nutrientes hasta marchitar lentamente y morir? Se mueren…Las matáis… ¡Sois vosotros los que deberíais estar aquí! “

Es un hombre muy grande. Sólo su dimensión ya da miedo…Asesinó a los propietarios de siete floristerías de la ciudad, estrangulándolos con esas manazas que imponen hasta esposado. Dice que matamos las flores…Dice que las amputamos de sus raíces, desde las que absorben sus nutrientes y las dejamos morir en un jarrón, con la única justificación de que es “ornamental”. Dice que alteramos la cadena trófica. Dice que los asesinos somos nosotros…

Respiramos aliviados cuando lo dejamos a cargo del personal del pabellón de alta seguridad del hospital. Su mirada, al bajar del furgón, nos hiela la sangre. Este tío es un asesino que ha matado a siete personas. Una de ellas, Juani, la propietaria de la floristería del barrio.

Cuando nos estamos alejando, oímos sus gritos desgarradores. Son como un trueno…

(…)

A los pocos días, nos enteramos de que ha muerto… ¡Qué ironía! Las enfermeras intentan humanizar el ambiente del psiquiátrico y ponen un jarroncito flores en todas las habitaciones. Eso es lo que se encontró el Asesino de las Flores cuando entró en su celda. Al ver las margaritas, le dio un infarto. Los médicos no pudieron reanimarlo.

(…)

De camino a la comisaria, acabando ya nuestro turno, le pido a mi compañero que pare en la Floristería Juani y compro un ramo. Hemos creado un fondo común.

Antes de dejar el coche patrulla, aparcamos en el Cementerio. Las cenizas del Asesino de las Flores están en un columbario municipal. Nos acercamos hasta allí. Mi compañero no puede evitar escupir sobre la losa de cemento. No hay ninguna inscripción, pero nosotros sabemos que está ahí.

Dejamos el ramo de flores en su tumba.

 

 

A la tercera va…

No sé qué va…

No es “la vencida” porque eso significaría que, al fin, consigo el objetivo deseado pero, no sé si en este caso se va a poder aplicar el dicho.

Es la tercera vez que me encuentro con un raya-coches-con-llave. La primera vez, el coche estaba nuevecito … Me fastidió enormemente. Tanto que si me lo/los/la/las llegó a encontrar no sé qué hubiese hecho. Era una versión femenina del Terrible Hulk , sedienta de venganza. Me costó acostumbrarme a la raya…

nic3braya-coches00

La segunda fue menos dolorosa y más pequeña y la pude disimular un poco con esos productos que prometen que las hacen desaparecer…. (No, no desparecen. Ahí se quedan, pero en tono mate.)

Hace poco tuve un percance (otro ser impresentable que me hizo un cruce fitipaldi en una rotonda) con resultado de chapa y pintura para el pobre coche. Total, que las rayas, esta vez sí que desaparecieron… El coche, brillante y pulido, volvía a estar sin ninguna cicatriz.

Hasta hoy.

De un lado a otro. Con saña. Un arañazo blanco y profundo en el fondo negro brillante del coche…

Y brillaba el sol y la raya me susurraba: He vuelto…

hulk1

Por cierto, ¿Alguien sabe si se puede lanzar una maldición desde un blog?…

La venganza de las tres cebollas.

trescebollas

En realidad, el tiempo necesario para que crezcan es de 20 a 24 semanas pero esto se refiere a la cebolla, cebolla. Lo que yo llamo “cebolla tierna” o cebolleta se puede cosechar antes. Las mías tienen 14 semanas…Ups.

Si sigo el proceso cronológico debería esperarme pero, si sigo la señales externas, ya está la cosa a punto.

“Cuando se dobla el tallo, es el momento donde la planta de cebolla está finalizando su desarrollo físico. Ya no formará más hojas y las existentes cambiarán a verde y a amarillo marrón. En general, se puede decir que el momento de cosechar es cuando entre el 90 y el 100% de las plantas se ha doblado pero todavía tienen el 50% de hojas verdes. ” Me acojo a este segundo argumento para mis tres cebollas porque, como buena urbanita con huerto, ya tengo mis plantitas tomateras ( ya con flor y tomatitos) , espinacas y albahaca preparadas para venir a vivir al huerto. Necesito esa franja de tierra. ; – )

Así que vais a presenciar la cosecha de tres cebollas, cebolletas, micro-cebollas o cebollas jíbaras ( esta es mi especialidad, el jibarismo vegetal) que, junto con mis diez cacahuetes,

diez

y dos zanahorias lovers,

lovers

acaparan el puesto top de honor en el ranking de suspense del huerto. Los tomates, el perejil y la rúcula ya están dominados…

¿Habrá algo bajo la tierra ( similar a una cebolla)?

CEBOLLAS

Pues no. Son nanocebollas…por ponerles algún nombre.

cebollas3

La aventura de las tres cebollas ha acabado con su preparación con sal Maldon y aceite de oliva virgen extra. Su tamaño no es proporcional al lloriqueo que me ha provocado pelarlas y partirlas en dos. ¿Cómo es posible si son nano-nadas? Creo que se han ido vengando de mí. Lentamente…

venganza

Lo siguiente ha sido catarlas. Ya podíamos prever que picarían. Y, sí, pican y mucho. Hasta lo incomible.

Total, estas tres cebollas (pequeñas pero matonas) han consumado su venganza.

Touché.

NB : … Aunque ” a cebollas muertas, tomateras puestas” ; – )

huerto1