Una puerta cerrada.

Muy bonita, sí, pero cerrada… Lo intenté todo para abrirla. No había para menos…

¿No era esa la puerta cerrada de la que hablaba mi abuelo al que se lo había dicho mi bisabuelo que, a su vez, lo había sabido por mi tatarabuelo? La puerta más famosa en mi familia, era esa que daba paso a una sala en la que se escondía el tesoro más fabuloso que un hombre pudiera imaginar… Todo parecía indicar que era esa puerta.

Los primeros años, la visité con cerrajeros y con ladrones profesionales a los que no se les resistía una puerta cerrada. Después, utilicé palancas, sopletes, martillos e, incluso, la embestí con mi coche. Nada, la puerta siempre indemne. Siempre cerrada.

Con el tiempo, me convertí en un erudito de puertas. Era experto en bisagras, maderas, anclajes y estructuras. También, me sabía todas las frases memorables sobre puertas que pude encontrar.  De forma inexplicable, la puerta cerrada dibujó mi futuro. Escribí libros sobre puertas, di conferencias sobre puertas, hice fotos de puertas que después expuse con éxito en las mejores galerías del mundo…En una de esas exposiciones, conocí a la persona que amo , con la que creé una familia y un proyecto de vida maravilloso.

Así que, hoy, estaba delante de la puerta cerrada cuando he pensado que esa puerta, había sido el origen de una buena vida. Muy afortunada.  Me situé delante de aquel trozo de madera y, mirándola a la cerradura, le dije: “Gracias”.

Oí un crujido y después el chirrido de los goznes. La puerta cerrada, se abrió ante mis ojos.

Y, sí, allí había el tesoro más fabuloso que un hombre pueda imaginar.

La cerré y volví a mi casa.

Me gusta cenar con mis hijos y tengo que preparar la presentación de mi exposición sobre puertas andaluzas que se inaugurará en el MOMA el mes que viene…

Fin de semana con Súper Luna.

Ha sido en Mallorca, con buenos amigos y un feeling especial. Además de celebrar la amistad, he visto una puerta preciosa, una invasión de buganvilla, tres corazones estampados en una pared y he conocido a un gallo que me miraba fijamente…

 

Encontré una puerta Azul Cadaqués en Mallorca.

puerta

Buganvilla para aburrir.

invasion

Una prueba de color para una pared exterior…

corazones

Este gallo ( su nombre es Trapella -Travieso-) además de estar ocupado con las gallinas ( máquina insaciable), me miraba fijamente cuando me acercaba con la cámara. Escalofriante.

gallo

Para acabar de redondear el fin de semana, el sábado , la luna se convirtió en súper luna (este fenómeno que le da a la luna un brillo espectacular y que se repetirá el diez de agosto y el 9 de septiembre) .

superluna