Te voy a llevar al huerto, again.

Ayer os hablaba de la triste desaparición de mi huerto urbano y que fue un elemento inspirador para escribir una novelita de 50.000 palabras (“Te voy a llevar al huerto”) de esas que se clasificaban como chick-lit, que no es otra cosa que una historia de amor, alrededor de un huerto.

Nunca suelo releer lo que escribo, pero, con los sentimientos a flor de piel por la autodestrucción del cajón de madera contenedor de mis hortalizas y verduras, lo he hecho en plan homenaje. La verdad es que me lo pasé en grande, escribiendo esta historia y me ha vuelto a pasar, leyéndola. No hay que olvidar que no soy imparcial…

La mayoría de textos sobre el huerto, son los que iba publicando en el blog, que se convirtió en la bitácora de la evolución de mis tomates asesinos, los ajos rebeldes, la lechuga Pepita, las guindillas contorsionistas o los diez cacahuetes. Estos posts se convirtieron en parte esencial de la historia.

También recuerdo la dificultad para escribir las escenas de sexo. No había manera. O las veía cursis, o demasiado realistas. Tuve que buscar el equilibrio… Costó lo suyo.

No sé el motivo por el que dejé que los personajes protagonistas se llamaran Calixto y Melibea. Aunque el tema de La Celestina daba para mucho, no me negaréis que son nombres inusuales en estos tiempos. Creo que hay unas 44 Melibeas en España y 1326 Calixtos… No obstante. introduje un personaje secundario que s ellama Paco, para compensar…

Al final, “Te voy a llevar al huerto” se convirtió en algo más que una historia de amor. Fue y sigue siendo, un entusiasta manual de cómo poner un huerto en tu vida. En la última parte de la novela, hay un decálogo para los futuros hortelanos urbanos. O un intento descarado, en diez puntos, de convencer a los lectores de que planten , ya, una tomatera en su terraza. El último punto dice:

10-. Como suele pasar con estas cosas, por mucho que te digan…nada es comparable a vivirlo. ¿Qué esperáis? ¡Plantad un huerto urbano!

Y, en plan autobombo, os  dejo aquí la novela,  por si algún valiente se atreve a que lo lleve al huerto…

¿Conocéis al increíble Edelmiro Páez?

 

Edelmiro Paéz, hombre básico y sencillo tiene una gran pasión en su vida ( aparte del sexo) : El camping.

“Campista avezado y experto al que por una serie de avatares del destino o del del moño, o Santanás, o el malino (llámalo X) le suceden cosas, muchas, que acaban haciendo que odie el mundo que tanto ha amado hasta el momento: el mundo del camping.” Así sintetiza el autor Cándido Macarro, conocido en estos lugares como Cerán , cómo es el personaje que protagoniza su novela “La asurda e inqueible historia de Edelmiro Páez”.

portadaceran

La historia es asurda e inqueible y muy, muy divertida. El humor especial y con personalidad propia de Cerán, impacta directamente en las páginas, que se leen de forma amena, sorprendiéndote la mayoría de las veces.  ( Abro paréntesis: en el primer capítulo, me dijeron los que me veían leer , que gesticulaba muchísimo, y es que el texto me provocó…reacciones ; – )).

Yo no tengo mucha idea del mundo del camping  y mi ignorancia en las peculiaridades del mundo campista, no ha sido un obstáculo para que la trama me provocara risas y sonrisas. Ahora bien, si alguno de vosotros es campista ( al nivel que sea) , entonces…esta es “la novela”. La definitiva. En ambos casos, el disfrute y jolgorio literario está asegurado.

El éxito de Edelmiro, lo ha obligado a reaparecer. Sus fans y seguidores (después de leer la novela, te conviertes en fan total) esperan , ya, de forma inminente la segunda parte de esta alocada historia. ( Avisa, Cerán!)

El libro os lo podéis descargar gratuitamente, en PDF , en Bubok. Aquí.

Si no conocéis al famoso Edelmiro Paéz, esta es la ocasión.Es inqueible!

NB : El blog de Cerán