Día Mundial de las Palomitas Dulces.

Tengo una relación extraña con las palomitas de maíz. Sólo las consumo en el cine. Lo primero que hago es decir “No, no quiero palomitas”. Engordan, me dan sed, me …enganchan…Los que van conmigo, ignoran mi determinación y compran las palomitas. Siempre acabo sentada con un cucurucho ( el pequeño que ya es muy grande) de palomitas dulces!. Empiezo a comerlas, pensando que sólo serán un par de puñados, pero, entro en el bucle de las palomitas. Me las voy zampando, poco a poco… Cuando salgo del cine, ya noto que las palomitas están ocupando todo el espacio libre de mi estómago y me prometo NO comer en la próxima cita cinematográfica.

No sé por qué lo hago. Debería asumir que tendré ese cucurucho en mis manos… Sé que acabaré sucumbiendo a su aroma, a su melodía y a esa inexplicable sensación de que, sin ellas, la experiencia cine no es lo mismo…

Para justificarme, me digo que esa relación con las palomitas ya viene de nuestros ancestros. Su rastro se remonta a milenios atrás . Las palomitas más antiguas fueron encontradas en la Cueva de los Murciélagos de México y están datadas de hace 5.600 años. Es más, el polen de maíz se remonta a unos 80 mil años.

Llegaron al Cine de la mano de la emprendedora Julia Braden. Fue ella la que vio que , en los años de la Gran Depresión en Norteamérica, cuando de los cines lujosos se había pasado al cine como espacio de ocio para las clases más bajas, el cine constituyó unos de las pocos entretenimientos para la población norteamericana y  el único lujo que se podían permitir era un cucurucho de palomitas, asequibles y saciantes.

La primera vez que se comercializaron, fue en el Linwood Theater de Missouri.  Julia convenció a los dueños de la sala para que permitieran poner un puesto de palomitas en el interior de su local. Tal fue el éxito, que en 1931 ya tenía cuatro puestos en distintos cines, con un beneficio de más de catorce mil dólares de la época.

La próxima vez que me coma mi cucurucho de palomitas dulces con remordimientos, pensaré en Julia.  Ella es la culpable… ; – )

NB :  El significado de la expresión “BAE” vendría de las siglas que componen la frase: “Before Anyone Else“, expresión que se puede traducir literalmente como “antes que cualquier persona”,

 

Ya he visto “Ocho apellidos vascos”

Ocho-apellidos-vascosYA

Inspi dijo : Es entretenida, y divertida…exagerada…

Dicen que las críticas negativas que se pasan en lo burdo de los “tópicos”, pero yo creo que está pensada como un meta-tópico. Súper exagerada, con toda intención.

Anabel ( que la vio en estado de tensión maternal.)dice : la película fue muy divertida, tira mucho de tópicos pero te ríes mucho y eso es muy sano.

Te cuelga la sonrisa y te la deja un ratito más, al salir. Sanísimo. Por cierto, ¿Cómo está la gemela?.

Dessjuest : Es muy “Vaya Semanita”, incluso salen actores del programa, conté tres :)

Es divertida, a mí me gustó, evidentemente no es una peli para atiborrarse de premios ni siquiera una gran peli, pero es divertida, tiene sus buenos puntos y sí, muchos de los tópicos, al menos los vascos, son reales como la vida misma, los tacos, los menús interminables, lo “cariñosa” que es la prota…

Si habéis visto “Vaya Semanita” , encontraréis la peli muy familiar . No creo que esta película pretendiera ser de premio…Les ha pillado el éxito desbordante del “boca a boca” totalmente desprevenidos.

Necesitábamos reírnos y no sabíamos cuánto.

Alberto : Es una comedia ligera que se deja ver muy bien, pero no para levantar tanto artículo sesudo a su alrededor…. Y eso que aún no la he visto, pero ya me cuentas si me equivoco mucho.

Pleno total. No te has equivocado nada, Alberto…Es una comedia romántica, ligera y de risa fácil. Se deja ver…fenomenal.

Así que eso es lo que me ha pasado con “Ocho apellidos vascos”. Una experiencia divertida, que nos ha colgado la sonrisa durante un ratito… Quien le busque tres pies al gato, es que está aburrido. Fruto del ocio…

Por cierto, Cute Entre Tules, al final me empaché con las palomitas dulces. Son de vicio y un vicio. Era inevitable coger una tras otra, una tras otra…   La próxima vez, haré lo que tú “Palomitas dulces!!! Me encantan, pero me empachan. Me gusta combinarlas con las saladas. Llámame rara.”

0

Curiosidades

Comer palomitas en el cine : Esta costumbre fue estrenada en Estados Unidos entre 1929 y 1933, la época de la Gran Depresión, que llevó a trece millones de norteamericanos al paro. Entonces, el principal medio de evasión era el cine, un espectáculo asequible para todos los bolsillos. Si querían tener el estómago igualmente entretenido durante la proyección, los empobrecidos espectadores sólo podían permitirse las palomitas, que se elaboraban al instante con una materia prima tan abundante en EE UU como son los granos de maíz.

¿Desde cuando hay palomitas?: En 1948 en cuevas de murciélagos de Nuevo México se hallaron palomitas de maíz, que fueron datadas del 3600 a. C.

En Colombia, durante la época precolombina, los habitantes las hacían como pasabocas en las fiestas de las ciudades, acompañadas de chicha u otra bebida. Durante la época colonial, los conquistadores encontraron restos de palomitas (crispetas) en tumbas de hacía más de 1500 años, sin embargo luego investigadores descubrieron que éstas se hacían ya hacia más de 5000 años A.C.