Bajo los efectos de 10 drogas.

En los últimos tiempos,  los anuncios de Seguridad Vial y Tráfico o los que alertan sobre el consumo de drogas, tienen una visión realista y dura . Pretenden que  la llamada de atención sea a traves del temor. Personalmente, lo considero una buena opción :parece se que “el acojone” ( accidentes, muerte, multas, …) es una forma de evitar que algun inconsciente conduzca, por ejemplo, tras haber tomado extásis o…valium. Si los anuncios, la educación y la conducta mayoritaría del resto de conductores, no hacen mella en el inconsciente, la autoridad pertinente ( aquí, Los Mossos) ya se ocupará de tomarle las medidas en alguno de esos controles ( cada vez más numerosos).

Una amiga, digna de confianza y de escaso envío de mail-de-esos-con-algo-gracioso-o-interesante , me enviaba este vídeo y lo calificaba de muy bueno. Es como un certificado de garantía ( sólo envía cosas que valen la pena!) y tras verlo y reírme ( sobre todo con “el extásis”!!!!!) me he dado cuenta que , en esta ocasión, el descojone puede ser mucho más útil para educar que el acojone…



Como decía Stevie : “Sí (- cualquiera de estas diez cosas -),  no conduzcas”.

Cocaína, the destroyer.

No sabía que la coca era una planta bonita. Antes de escribir este post, he buscado imágenes a las que asociar esta entrada : desde los cientos de rayas y espejitos de todas las formas y tamaños, hasta las famosas fotos de Kate Moss en plena faena. No me convencía ni la parafernalia ni lo de la modelo así que me he dedicado a buscar bombas, granadas , explosiones y ruinas. Al final, me he decidido por esta imagen de la planta. Un simple vegetal , bello y natural al que hemos sabido extraer lo peor de nosotros mismos.

En los últimos tiempos , estoy conociendo numerosos casos de cocainómanos, desciendo a velocidad de vértigo a un pozo negro( nunca blanco, esa es la trampa). No sólo causa los estragos físicos y psicológicos que todos conocemos sino que consigue aniquilar , casi totalmente , vidas estables. Se carga a parejas que podían haber funcionado sin problemas y sin los tiritos ; destruye a familas con hijos que ven como todo se desmorona a su alrededor sin poder hacer nada ; arruina empresas solventes ,esnifadas en su totalidad ; provoca peleas y agresiones y pérdida irreparable de la amistad; te deja viviendo debajo de un puente y en el paro ; te impide practicar sexo con normalidad ; te coge , te encoge, te retuerce, te anula y por último, te borra. Elimina lo que has construido, por lo que has trabajado, a la gente que quieres de verdad…. Te deja solo pero se asegura de que dejes estela …

Socialmente, la condena llega con la ruina. Mientras todo va bien y ” se controla” ( otra trampa venenosa), las cosas parecen ir bien. Mejor que bien : fenomenal. No pasa nada si en una fiesta, te metes. O un fin de año. O , mira, también en la Revetlla de Sant Joan. En el trabajo vuelas y te sales y te sientes el Rey. Pues , oye, hoy también que me lo merezco ,que he trabajo mucho… Kate Moss, una modelo icono fashionista también se pone. Casi da glamour al tema ¿no?…Y en la tele, si no me acuerdo de aquel anuncio tan asqueroso del gusano reptando hacia las fosas nasales de un cocainómano ( eh! que yo no lo soy, que yo controlo), nadie me recuerda que me estoy metiendo mierda (¿alguién cree que las últimas campañas de la FAD son convincentes, informativas, disuasorias o… algo?). De una forma extraña, aceptamos al consumidor porque todos pensamos que “controla”. Pero, un día, empiezan a ocurrir cosas. Cosas feas. Y, el entorno, empieza a sospechar que de control, nada de nada. Pero entonces, ya es tarde. Por que el que se creía que “controlaba”, se ha dedicado a tejer una perfecta vida paralela, escondiendo y “controlando”, que acaba siendo una imperfecta puta mierda,llena de polvo blanco.

Hay mucha gente pillada.

Da miedo.

Y los que se esconden detrás del falso “yo controlo”, deberían tener mucho de ese miedo… Acojonarse de verdad. Para ello, se me ocurre crear una lista de todas aquellas cosas que hemos conseguido en la vida y las que realmente nos importan . La colgamos en la puerta de la nevera. A continuación, con un rotulador rojo, nos dedicamos a tachar todas y cada una de ellas.

Ese es la única imagen visual que debemos retener cuando aparezca, la raya y el “yo controlo”: La lista tachada. Lo que se puede perder… o lo que ya hemos perdido.

Pero hay esperanza. He conocido a personas que han podido dejar la coca y que ya no se dejan controlar .

También se gana. La lista se recupera . Se reescribe lo que se tachó.

Y se vuelve a vivir.

De verdad.