El telefonazo.

Ese bla, bla, bla…. sin parar. Verborrea incontrolada por ambas partes : ahora tú / ahora yo….

Diálogos ( y en ocasiones monólogos) de larga duración, solo amenazados por la poca resistencia de las baterías de nuestros móviles….

Hay a quien le gusta hablar por teléfono , hay quien lo odia y después estamos (en este grupo me incluyo) los que “ni-si-ni-no .Si se dan las circunstancias apropiadas, podemos disfrutar de una buena y reconfortante conversación pero, si los designios no son propicios , hacemos de la llamada una cuestión de trámite (pura burocracia) y no nos dejamos embaucar por las palabras. Los ni-si-ni-no, no siempre entablan una conversación telefónica fluida. Cómo bien indica su nombre, a veces sí y a veces no.

Cuando todo encaja , las palabras fluyen y el tiempo se transforma y pasa más rápido de lo que tienes previsto. No te has dado cuenta y has pasado una hora , pegado -literalmente-al teléfono. La oreja arde y está molesta por la invasión pero el resto de tu organismo, solo responde a la conversación. No hay otro estímulo . Ni tan siquiera una oreja hirviendo­ que lo distraiga…Eso es un “telefonazo”.

Ocurre que en ocasiones es mejor un “telefonazo” que una conversación en directo. Tu intimidad esta salvaguardada y puedes estar en pijama ( y con una mascarilla purificante de color verde) o moviéndote por tu espacio. Todo se concentra en las palabras.

No hay un “cara a cara” pero este se sustituye por un “oreja a oreja” que funciona de forma similar . A través de un teléfono puedes adivinar una sonrisa o un ceño fruncido. También existen unas reglas tácitas en el juego de los silencios que vienen a decir lo mismo que según que miradas. Así, el intercambio de información es profundo y puede ser muy rico, entretenido, divertido, reconfortante…

Y esto os lo digo con conocimiento de causa: yo soy un teléfono amarillo aunque , para este post, me haya camuflado de rosa… Presumido que es uno…

6 pensamientos en “El telefonazo.

  1. jaja Yo reconozco que disfruto más de las conversaciones cara a cara….si no se te escapan gestos, bostezos…..
    En cualquier caso….”hablando se entiende la gente” Un beso

  2. Tengo que confesar que me paso mucho tiempo al teléfono, pero mis conversaciones no se oyen, porque no existen. Soy la clásica oreja viviente, todos me cuentan sus penas y yo les oigo complacida. Es la verdad, no exagero.
    Tendríamos entonces un boca a oreja, que es una variedad.
    Un abrazo

  3. Creo que soy de los de ni-si-ni-no. Depende del momento y de con quien. Solo hay una persona… con la que haya hablado horas por telefono… y a mi me pareció.. minutos.
    Estas genial de rosa… aunque también te sienta bien el amarillo.
    Un beso. :)

  4. Yo soy como tú, puedo estar al teléfono una hora, o colgar a los cinco minutos. Todo depende de la conversación. Y además, como tú dices el teléfono te da privacidad. Puedes decir cosas que en persona quizás no podrías.
    Besos azules
    Ana

  5. Yo también soy “ni-ni”. En realidad soy de los que no, pero hay algunas personas, extremadamente pocas, que me hacen cambiar de categoría. Soy más de escuchar, eso sí.

    Saludos.

    N.A.: El cambio de ‘look’ no te sienta nada mal. ¿Vas a alguna fiesta? ; – )

Puedes leer, puedes escribir , puedes hacer lo que quieras...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .