Tesoros olvidados.

ruinasRuinas de Empùries, en plena Costa Brava.

Semana Santa.

Visita al recinto arqueológico. Es la segunda, la primera ocurrió hace 20 años, en tiempos de cole ( momento autocar, bocadillo, cantimplora y novedad).

Ahora, ya más mayor, me paseo por el lugar con una actitud más respetuosa y transcendental. Me fascina pensar que allí, antes de Cristo, habitaban unos seres humanos casi como nosotros ( y el casi solo se refiere a nuestras diferencias culturales y sociales), organizados alrededor de una estructura perfectamente pensada ( el mercado, las termas, la plaza, los hornos, las casas, los templos…) para convivir con la majestuosa costa . Fueron de los primeros en descubrir  el concepto “primera línea de mar”…

Impacta ver esos suelos de mosaicos del I aC configurando las diferentes estancias de una casa en la que vivía una familia romana. O los elementos ornamentales o los sistemas de alcantarillado o la cabaña del encargado de las viñas y, como no, el impactante Dios Escolapio que está bien resguardado de la Tramontana en el Museo de las ruinas. Vale la pena verlo, de verdad.

Pero… tuve la sensación de que no estaba ni lo suficientemente cuidado ( el detalle es fundamental) ni lo suficientemente potenciado. Es una pena que , teniendo ese tesoro arqueológico en nuestro poder y para el disfrute de la humanidad, no sepamos sacarle más partido. Y no sólo potenciando el turismo interior sino, no olvidando la potencia del exterior. La mayoría de señalizaciones, se podían leer en diferentes idiomas pero las que indicaban los últimos trabajos de la excavación, solo estaban en catalán y castellano. He querido enlazar con la página del MAC ( Museu Arqueológic de Catalunya) para dar información en inglés para mi blog This is not Bahamas y no lo he podido ( o sabido encontrar). En catalán, what ever you want, … www. mac.cat.

Pués eso.

Pero lo que más me impactó fue encontrar un rincón en el que estaban guardados los objetos encontrados en el yacimiento arqueológico que aún no han sido expuestos al público. Por lo menos, eso es lo que deduje.

En la foto que ilustra este post, podéis ver el magnífico sistema de almacenaje utilizado ( el pallet roto da pena) . Por otro lado ( e intentando ser positiva), si estas piezas han llegado hasta aquí después de 2.000 años de tormentas, vientos y tempestades y el virus del destrozo humano, están preparadas ( de sobra) para el trato logístico que les dispensamos en pleno siglo XXI.

A pesar de esta reflexión, la visita fue muy interesante.Los tesoros, siempre lo son.

Puedes leer, puedes escribir , puedes hacer lo que quieras...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .