Bella sencillez.

Me llaman la atención los objetos sencillos ; – ). Y me gusta compartir las cosas que encuentro y que archivo en una carpeta con el nombre “Objetos Pils” para tenerlos allí. Por sí acaso. Por sí un día…

Esta propuesta la encontré , buscando una forma de tener un huerto  (semi-urbano) de plantas aromáticas. Son cuatro cajas de vino y un sencillo banco de madera de pino sin tratar…

La lámpara de botes, me pareció una idea ingeniosa. Además, en los chinos ( sí!) se encuentran estos recipientes, con grabados imitando mermeladas de la Provenza…

Decorar con capazos…La combinación de colores da una estética muy especial .  Invita a entrar…

La lámpara nube. Tiene su sitio en mi carpeta , simplemente porque la considero una monada. No tiene nada que ver , que me pase el tiempo en las nubes… ; – )

Bella sencillez…

El Ikeazo Perfecto

¿Como sobreviven las tiendas de muebles? ¿Y las de menaje del hogar?… ¿Como pueden vender algo teniendo tiendas Ikea, multiplicándose como champiñones ( eso sí, suecos!)?. No importa la hora que vayas, ni el día ( fin de semana , a obviar . Manadas, multitudes… ¡Qué vayan todos en pelota picada y que Spencer Tunick les haga una foto entre mesas y estanterías Lack! ).

No importa que tengas que cargar todos aquellos paquetes planos ( el gan secreto del Chairman Ikeista), que tengas que hacer colas para pagar, para “transportar”.

Nada importa. Los muebles están bien ( hay muy baratos y normales), la calidad es una premisa y el diseño sueco, tan limpio y sencillo llena de ideas nuestros hogares latinos…Por lo tanto, sufro en el pasillo 4 estanteria 24 y 25 , sufro ante el poco personal que puede ayudarme a resolver dudas o a cargar esa mesa de 1,75 m y sufro al llegar a casa y descargar.

Las cajas se apilan en la habitación y decido esperar al sábado para montar mis muebles . Sé que el sufrimiento se hará grande, grande. Empezaré con ilusión, creeré en el Ikeazo perfecto. Cuando lleve un par de horas, empezaré a maldecir a estos suecos ( que no tienen la culpa de nada… pero….) y ya será tarde cuando acabe mi gran obra de interiorismo y decoración.

Tras la batalla, te volverás a reconciliar con Ikea. Olvidarás los malos ratos y te afanarás en proclamarte “Primer Ministro” de la República Independiente de Tu Casa.