Es la primera vez que lo hago.

Esta vez, si he completado el ciclo…

Mis quehaceres en el huerto urbano, pasan por plantar vegetales, dejar que completen su ciclo, sacarlos cuando ya lo han finalizado, airear la tierra, abonarla y volver a plantar lo que toque para la época.

Pero algunas plantas han prosperado de tal manera que, este año, no las he “reemplazado” al finalizar el ciclo… Resulta que ese “ciclo” es falso. Es el de la mano del hombre en su empeño en domesticar la naturaleza. El verdadero curso de la naturaleza, no arranca, abona y vuelve a plantar…En un mundo silvestre, las plantas florecen, crean semillas y se marchitan no sin antes asegurar su descendencia, depositando las semillas en la tierra.

rucula1

Así que este año, siguiendo un consejo de un experto (eso sí, súper escéptica con el experimento y su resultado), he dejado que la rúcula floreciera e iniciara su declive…y completara su ciclo natural. Lo he hecho voluntariamente…

La he ido viendo crear preciosas flores amarillas, perder hojas (la mayoría me las he llevado yo a mis ensaladas), desvigorizarse, empalidecer … La verdad, aparentemente, no pasaba nada más…

rucula2

Hasta que la semana pasada, lo vi con mis propios ojos. Tal y como me dijeron, las semillas depositadas en la tierra por la propia planta, germinan rápidamente entre finales de verano y principios de otoño.

Y ahí están…

rucula3

Ruculitas de segunda generación en el huerto.

Mi primera vez…

rucula4