Tengo un tomate…

 

Primera victoria. ; – )

Tengo mi primer tomate maduro!!!!

De ruborizado ha pasado a rojo intenso. No sé que piensan los tomates sobre el camuflaje en territorio hostil, pero está claro que este tomate no estuvo ese día en clase.

Mientras el resto va siguiendo un ritmo verde bastante uniforme, este tomate ha decidido vestirse con sus mejores galas y decirme: “Aquí estoy yo”.

Mira por donde, el tomate me ha salido vanidoso pero…admito que ser el primero tiene su mérito y más,  después del ataque del culo negro y todas mis batallitas.

Le he hecho una foto conmemorativa. Casi me ha obligado pero, en este caso, creo que es justo reconocerle su valentía y su primer puesto en este Tour (Lleva un maillot rojo ; – )) así que no me he hecho la difícil y he realizado un reportaje fotográfico para la posteridad.

Y es que mañana, me lo voy a comer. Y con festejos…Antes, por eso, le enseñaré la foto…

NB : La evolución de este huerto loco , desde el primer día, en Mi Huerto.

42 pensamientos en “Tengo un tomate…

  1. Poco a poco eh! no te vayas a empachar
    Por cierto el tomate realmente está diciendo “cómeme” que buen aspecto y que rico!
    Disfrútalo

  2. La evolución del huerto… es increible. Como empezastes con tu huerto urbano… y fíjate, distes pasos pasos… hasta que lo has conseguido. El tomate está muy guapo. Los demás irán detrás de él, ya verás. :-)

    • Creo, sinceramente, que la evolución ha sido un desastre y las matas, siguen para arriba como en el cuento de las habichuelas mágicas ( creo).No hay cañad para atarlas y yo no me subiré a un andamio…
      Un abrazo, Inspi

  3. Vaya, vaya, en este blog veo que hay tomate… Tras soltar la chorradita de turno…, te digo que felicidades por ese Tom Cherry! ¡Es preciosísimo! A mí me daría muuuucha pena comérmelo.

    Por cierto, muy buenas las fotos, de una calidad y nitidez impresionantes. Me gusta mucho lo bien que cuidas tu huerto y esta tu casa virtual, es delicioso y lo es por partida doble, siempre, entrar aquí.

    Un saludo, Bypils.

    • Gracias, Lorena.
      “Delicioso” es un adjetivo que me gusta a rabiar…; – )
      Me gusta hacer fotos y, la verdad, es que en el huerto es fácil.Eso sí, a primera hora de la mañana o nubladito, entonces la luz me acompaña.
      Un abrazo.

  4. Oh oh… es como si me comieran a mí, estoy llorando, ¡pobre tomate¡ todo rojito, feliz, morenete con el verano, y tú sacándole fotos, el pensando, “mirad, mirad, mami me quiere más a mí”, infeliz, claro que te quiere¡¡¡ comerte¡¡¡¡

    Cuánta crueldad By….

    A-MA-RI-LLO.

    Ah, besos :D

  5. ¿A que estaba buenísimo y tenía un sabor especial? Con lo bonito que es y que pena tener que comerselo ¿verdad?
    Besitos
    Ana

  6. Por casualidad encontré este delicioso blog.
    Tengo el mismo problema con mis tomates ( tengo 60 matas ) y me gusta participar en concursos de relatos. Las dos cosas me llevaron aquí.
    Un aviso:
    No te fíes de los tomates. Primero te engatusan con una avanzadilla roja y apetitosa, después atacan en manada únicamente para que te suba el ácido úrico.
    Lo dicho, ¡Cuidado con ellos!

    • Hola Cerán,
      Gracias por tu comentario y Bienvenido/a.
      Es el segundo comentario con el adjetivo de ” delicioso” para el blog y me estoy viniendo arriba!
      60 matas!!! Eso es ya, producción profesional!
      Ya sabes de lo que hablas…Estoy atenta.
      Un saludo.

  7. Sí, la verdad que el maillot de los juegos es horroroso, con el juego que dan el rojo y el amarillo, pregúntale a tu padre si recuerda un equipo italiano Ariostea, iban de rojo y amarillo y el resultado era espectacular.

    Ahora, uno no es digno de ser leído al padre de Bypils.

    • Alter,
      Me pillas a puntito de arrancarlo de la mata. Ayer se me complicó el día y quería estar concentrada en tan importante acontecimiento.
      Lo voy a documentar. ; – )
      Un abrazo.

  8. ¡¡¡¡¡ Cuidado !!!!
    Espero llegar a tiempo con mi aviso.
    Espero que todavía NO lo hayas cortado.
    Habrías atravesado una puerta sin retorno a otra dimensión.
    Es lo que los tomates esperan que hagas.
    ¡Es un complot verduril!
    Una vez que hayas caido en su trampa el ataque será inminente y fulminante.
    Calabacines, pepinos, berenjenas, pimientos…
    Brocolis, alcachofas, zanahorias…
    Todas, todas las verduras se abalanzarán sobre ti y ¡Dioooos! no quiero ni imaginarlo.
    La fruta aún no se ha unido a la rebelión, las manzanas dudan, los plátanos tampodo están seguros, pero las verduras… ¡Ay las verduras! Van de sanas, de naturales, de digestivas, pero…¡NO TE FÍES ! ¡CUIDADO!
    No me gustaría que sufrieras el infierno que yo sufrí.
    Por tu bien espero llegar a tiempo con mi aviso…

    Como dice el ínclito José Mota :NO DIGAS QUE NO TE LO DIGO

    • Cerán,
      Oh Dios! He leído tu comentario, habiéndome zampado el primer tomate del huerto.Casi se me atraganta…
      Me gustaría saber de ese inferno, para estar preparada.
      ¿Sirve el Tío La Vara para estas situaciones peligrosas? ; – )
      Un abrazo.

      • Apenas puedo alzar la voz. Incluso el sonido de las teclas de mi ordenador podría alertarles. Me vigilan. Intentaré contarte pero si ves que la comunicación se corta ¡Huye sin mirar atrás! Tu vida depende de ello.
        Como bien debes saber, las verduras no hacen prisioneros.
        Anoche me encontraba en casa, sentado en el sofá,poniéndome una sobredosis de tele de verano (es duro el día a día sin un chute de “la que se avecina”) cuando una avanzadilla numerosa de pimientos, tomates y cebollas se internaron en mi casa. ¡ Créeme! Tuvieron la osadía de colarse en mi santuario sagrado. No sé cómo. No sé por dónde. Pero lo hicieron.Quizás aprovecharon que ya había visto el capítulo siete veces y había dado una cabezadita de puro aburrimiento.
        Entonces me atacaron. Con una crueldad y una saña que nunca hasta ahora había visto en los vegetales me redujeron en un plisplás y me encerraron en la cocina. No pude oponer resistencia

        • Ese fue su error y, al mismo tiempo, mi salvación.
          Se ve que todavía no saben bien qué cosa se hace en cada habitación de la casa.
          Una hora estuvieron sujetándome la puerta e impidiéndome salir, pero, finalmente, el grueso de ls verduras se marcharon, supongo que para continuar con su siniestra campaña verduromilitar en busca de otros incautos como yo que pillar desprevenidos.
          Dejaron de guardia, frente a la puerta de mi cocina únicamente a tres tomates ya maduros, un par de pimientos verdes, dos cebollas, un calabacín gordo que por su tamaño infundía terror, y una cabeza de ajos ( que como cabeza, era la que daba las órdenes en aquel destacamento)
          Ahora que lo pienso fríamente me dan verdaderos escalofríos. No sé de dónde saqué el valor para hacer lo que hice. El caso es que aprovechándome de la conocida ignorancia de las verduras y del factor sorpresa tomé un cuchillo de cocina de hoja ancha y muy larga yabrí de golpe la puerta.
          Me miraron con ojillos desconcertados (está claro que no esperaban mi reacción heroica porque el relax y la soberbia les había hecho bajar la guardia). Yo nos le di tiempo a reaccionar. Me abalancé cuchillo en mano y en cero coma los había cortado a todos por la mitad. De nada sirvieron sus desgarradores gritos pidiéndome clemencia. Algún rastro de sus entrañas dejaron caer en el suelo de mi pasillo pero, una vez vencidos lo demás fue coser y cantar. Recogí los restos de la batalla, los lavé bien bajo el grifo, en el fregadero, los acabé de cortar en trocitos pequeños sobre la tabla de cocina de Ikea, puse aceite a calentar en una cazuela y, cuando estuvo caliente, arrojé todos los trozos a aquel infierno. Después un poquito de sal, unas cucharadas de azúcar, 20 minutos revolviéndolo de vez en cuando y…
          ME QUEDÓ UN PISTO COJONUDO
          Pero con el rabillo del ojo pude ver como un tomate cherry, que había pasado desapercibido durante la lucha, seguramente por su tamaño, huyó saltando desde mi terraza a la calle. Confío en que se haya espachurrado contra la acera porque, como haya conseguido llegar al puesto de mando de las filas enemigas y dar la voz de alarma… estoy jodido. Vendrán por mí y esta vez no tendré escapatoria.
          No obstante, me he pertrechado con más cuchillos, que he colocado en cada estancia de la casa bien escondidos, y he comprado en el chino varias batidoras turbomix de vaso grande. Supongo que de lo único que me servirán es para ganar algo de tiempo.
          No te fíes de los tomates cherry, son los peores. Se aprovechan de la ternura que inspiran al ser tan chiquitines y son los que con más odio atacan. Espero que al menos el que te has comido haya sido lejos de la mata. Si los demás lo han visto crecerán con una sola obsesión : Vengar a su hermanito.

        • Cerán,
          Tu aventura es fantástica ( horripilante pero fantástica). ¿Querrías ser asesor en mi estrategia bélica con el huerto? Estaría encantada.
          Como dice Dess, tus dos comentarios merecen un post así que cómo los has dejado aquí, voy a colocarlos en mi post. Para que todo el que lo lea, sepa a lo que se enfrenta.Ya sabes que lo mío, ya es un caso perdido. Lo leí tarde pero hay otros inocentes que pueden salvarse.
          Me siento mejor, al saber que no estoy sola y que estás cosas no sólo me pasan a mí.
          Un fuerte abrazo, camarada.
          NB : Que sepas, que tú y yo juntos en una cocina, corremos un grave riesgo. Además de lo tuyo, mi problema con los huevos ya viene de lejos…https://nonperfect.com/2010/04/09/el-thriller-de-los-huevos/

    • Este huerto me declaró la guerra, a partir de finales de mayo. Tras las incursiones hostiles, conseguí mi primera victoria.O sea, mi primer tomate…
      Un abrazo.

  9. Gracias por la parte que me toca. He leido el post de los huevos y… me ha encantado. ¡Qué cabrones! Estoy convencido de que cuando la última persona que sale de una casa cierra la puerta por fuera todas las cosas inanimadas (aparentemente ) empiezan a deambular y a cotillear todo lo que hay dentro, como en Toy Story. La verdad es que me gusta casi todo lo que se lee en este blog, sólo espero tener el tiempo suficiente para no perderme ni un rinconcito del blog.
    Mmmmm. No sé, ¿ ahora que acababa de quitarme de la bebida voy a engancharme con esto ?
    Si es que tengo muy poca voluntad…

    • Tienes razón.Los objetos cobran vida al irnos pero mis huevos, !NO!.Ni se esperan a que me vaya de la cocina.Ya me hablan ( amenazan) al abrir la nevera…

      NB: Cerán, no me sale tu bitacora en el perfil.Por si te puedo leer…;-)

      • Perdona pero en temas de blogs, redes sociales, etc soy un palurdo confeso. Mi bitácora me dice mi poco sentido común que debe ser alguna página web o algo así donde yo escriba. No tengo nada, ni sé cómo se hace. Mis pinitos literarios y ya me excedo llamándolos literarios los guardo en una memoria USB (Ya te comenté cuando me presenté que a este blog me trajeron los relatos y los tomates). La experiencia me gusta. No. Me encanta. Así que espero aprender de vosotros, los expertos si no tenéis inconveniente y, si las reglas del blog lo permiten ( que ni eso sé ) contar algún que otro “sucedido”.
        De cuando en cuando envío algún relato a algún concurso. Me han publicado o van a publicar algunos, por quedar finalistas, aunque nunca he ganado nada. Bueno sí, he ganado darme cuenta (Más vale tarde que nunca ) de lo que se disfruta con una afición como es escribir.

        • En este blog, se te permite Cerán.
          Si te apetece publicar , comentar, relatar…contar, tienes un espacio. Y si te animas a crear tu blog, te ayudo…
          Tienes razón, se disfruta mucho escribiendo. Te comprendo perfectamente…Yo lo valoro mucho.
          Un abrazo.

  10. Por cierto, no me considero con conocimientos suficientes para ser asesor de nada, si acaso, para contar mis experiencias con las verduras y avisar a quien quiera ser avisado. Mi único mérito es haber pasado antes por este calvario. Pero ¡ Claro que sí ! by Pils, entre los dos podemos prevenir a la población. Encantado de ser tu camarada.
    Por cierto, he leido por ahí que eres ikeista convencida.
    Yo esta tarde voy a gastarme las tarjetas regalo que tengo acumuladas por mis compras. Estos suecos se lo saben montar…

    • Wow! Un Ikeista profesional, se lo piensa un poco antes de ir un viernes por la tarde… aunque el ” ansia” y las tarjetas regalo,pueden con todo.Además, ahora hay Cajas de Pago rápido…
      Te envidio.; – )

  11. Bueno, por poneros en antecedentes he de remontarme atrás en el tiempo, un par de años.¨Únicamente así puedo ser capaz de explicar el asunto que nos atañe en toda su extensión y crudeza.
    Mi primer contacto serio con el mundo de los vegetales ocurrió, como quien no quiere la cosa, de repente.
    Salía del centro de salud de mi barrio con cara de pocos amigos y, en la mano, agitándolos incrédulo, un par de folios grapados.
    ¡¡¡¡¡ 290 !!!!! ¡No puede ser! ¡ Imposible !
    No podía creerlo. Yo que llevaba una vida razonablemente saludable, que había hecho deporte siempre, que cuidaba mi alimentación, con mis tostaditas con aceite y mi zumo para desayunar, con mis legumbres, mi pasta o mi arroz para comer, con mis pescaditos o mis filetitos a la plancha para cenar con ensalada…
    El análisis debía estar mal. Definitivamente.
    ¿Como podía ser posible que me hubiera dado 290 de COLESTEROL ?
    Por supuesto, antes de una semana me había repetido el análisis, pero esta vez en una clínica privada, soltando la pasta. Confiaba en que si lo pagaba con dinero los resultados estarían más acordes a mis deseos, o sea a la verdad.
    No es que en la S.S no se pague, que bien nos lo sacan de las costillas, pero parece como cuando pagas con la tarjeta de crédito, que es de mentirijillas. El caso es que si vas al médico privado tienes la sensación de sentirte parte de la élite, como la familia real, aunque te tenga esperando dos horas para entrar en la consulta. Nunca se te ocurrirá quejarte como haces en la S.s.
    Que me desvío del tema. A pesar de pagarlo el resultado del análisis fue el mismo: 290.
    ¡Joder qué contrariedad!
    El número 290 marcó mi vida para siempre. Fue el punto de inflexión tras el que mi existencia se removió desde las tejas hasta los cimientos ¿O fue al revés?
    Comenzó una etapa negra, siniestra, triste, dolorosa, penosa de mi vida. Una época de carencias, de añoranzas, de síndrome de abstinencia…
    Abrumado por la evidencia no me quedó otro remedio que dar el paso. No lo veía claro, pero cuando todo el mundo lo aconsejaba por anlgo sería.
    A esta oscura etapa de mi vida la conozco con el horroroso nombre de……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….
    ¡¡¡¡¡ DIETA !!!!!

    • 290!DIETA…No me extraña que estés así de liado con las frutas y hortalizas ( y los huevos, seguro).
      Ahora bien una vez pasas el período siniestro, lo bien que te quedas, sano y con ese típin.Estarás fuerte para tus batallas tipo ” La guerra de Pisto”.
      Un abrazo, Cerán.
      NB : y no te lo dije el otro día pero…!sí! Los cherry vieron como me llevaba a su hermanito…Glups!Hoy, riego con armadura…

Puedes leer, puedes escribir , puedes hacer lo que quieras...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .