¡Exclamando!

Dicen que en los inicios de la escritura, las frases se encadenaban sin ningún tipo de indicación y , por eso, era tan importante leer en voz alta para darle al mensaje, un significado correcto. Hubo que esperar a inicios de la Edad Media para que se separaran las frases. Más tarde, se introdujeron los puntos (.), las comas (,) , los paréntesis (()) …

La evolución de la lengua y su representación visual a través de los siglos, nos ha llevado a un momento en el que un punto y coma (;) , un guion medio (-) y un paréntesis de cierre ()) han llegado a configurar un emoticón que significa “guiñar el ojo” …. ; – ) . Como cualquier sistema vivo, sigue evolucionando para dar cabida a nuevos fonemas y nuevos significados pero, como en eso consiste evolucionar, ya tenemos emoticonos dibujados y de mil colores… Le quita un  poco la gracia…

exc1

A mí siempre me ha gustado mucho el signo de exclamación ( o admiración). Me gusta más que el de interrogación (cuestión de gustos) porque es el que más identifico con la musicalidad del lenguaje oral… Difícilmente podríamos entender bien el lenguaje escrito sin ¡la prosodia!, es decir, el tono, el acento y la entonación. El origen de este signo no está muy claro. En Internet se desarrolla la teoría siguiente : “Una de las teorías explica que estos signos surgieron de la expresión en latín io que significa «gozo, alegría», y que la superposición de la i sobre la o sufrió una transformación similar a la de los signos de interrogación.” La realidad es que los estudiosos de la paleografía no han encontrado pruebas consistentes de que así sucediera.

exc3

Pero, fuera como fuera que llegara a nuestro lenguaje escrito,  tenemos un símbolo universal (!), que reconocen casi todos los seres humanos del planeta, que sirve para exclamar, para enfatizar y para advertir (es la señal mundial de “precaución”). Además, enfatiza las interjecciones que son esas curiosas palabras que expresan tanto con tan poco: ¡Oh! ¡Ay! ¡Guau!…Todo ello condensado en un palito, anclado en el texto por un punto.

No es lo mismo decir Te quiero que ¡Te quiero!, ni escribir Gracias que ¡Gracias!… Y si añades más de esos palitos, más sentimiento que le pones: ¡¡¡¡¡Te quiero!!!!! O ¡¡¡¡¡¡Gracias!!!!!!.

Nuestra lengua es la única que coloca los signos al principio y final de la sentencia. La norma data de 1754 cuando la recién creada Academia de la Lengua, lo propuso como facilitador en la comprensión de los textos. Debo admitir que muchas veces, utilizo el signo en el modo anglosajón y omito el símbolo de apertura.

Craso error, además de falta ortográfica, ya que nos permite situar la entonación (y el significado) en el momento correcto para su lectura. Es una ventaja para el lector y una herramienta para que el que escribe pueda transmitir fielmente, la prosodia de su escrito.

¡Feliz jueves!

exc4

El corazón.

Ya empieza la invasión de corazones. Se acerca el día de los enamorados…Yo no puedo quejarme, porque soy la primera “invasora” del reino con aquellos “Corazones a diestro y siniestro” que publiqué el otro día…Y fue a partir de esos dibujitos que me empecé a plantear algo que, como he visto Googleando, ya es una cuestión comentada con profusión. ¿Por qué utilizamos un corazón para representar el amor? ¿Qué forma es esa? .No se parece en nada a un corazón de verdad…

montt2

La importancia del “corazón órgano” viene de lejos. La civilización egipcia, por ejemplo, creía que en el corazón se concentraba el alma y la mente del ser humano. Y para muchos filósofos y pensadores a lo largo de la historia pero, ahora, ya sabemos que la cosa no va así. El corazón es un músculo que bombea sangre al resto de cuerpo y que recibe órdenes precisas del cerebro para hacer todas esas cosas que hace cuando nos enamoramos (desde la aceleración del ritmo cardíaco, hasta el aleteo de mariposas en el estómago).

llamala

El cerebro es el que decide si nos enamoramos o no…El que nos pone tristes. El que nos hace estar felices… El corazón, bombea.

montt1

Pero, claro, esto lo sabemos ahora. En tiempos remotos, supongo que era uno de los pocos órganos con posibilidad de causa –efecto que se podía verificar empíricamente: latido = vida. Así que se podría entender la importancia del “corazón” para el hombre ( si lo oían, bien. Si no, mal) pero… ¿Por qué el simbolito?

La teoría más extendida de su origen, es la que proviene de la Colonia griega de Cirene (actual Libia). Es en esta ciudad, dónde se creó y se utilizó el símbolo del corazón como lo conocemos en la actualidad y  que es utilizado en todo el planeta. Si algo tiene, es que es universal.

cirenemoneda

Parece ser que el corazón representa las semillas de la planta Silphium, planta cuyo cultivo estuvo muy extendido durante la antigüedad entre egipcios, griegos y romanos remontándose su utilización desde al menos el S.VII a.C.

silphyumsemillas

Se utilizaba para muchísimas cosas: perfume, condimento, analgésico, crece-pelo pero su uso más preciado era como anticonceptivo. Era una forma de disfrutar del sexo con libertad…Por derivación de la condición humana, símbolo directo del amor…

La representación del corazón, pues, viene de una planta. De la semilla de una planta, para ser más exactos.

Silphiumcorazon1

Otros datos sobre el Silphium.

Según Plinio, se mezclaba un poco de lana suave con la resina del Silphium y  se introducía en la vagina para provocar el flujo menstrual.   Su secreto, al parecer, residía en el alto contenido de estrógenos que contenía la planta.

El Silphium está extinto hace ya varios siglos. Entre las causas que provocaron su extinción  se encuentran, naturalmente, la explotación comercial y los cambios climatológicos. Todos los intentos de cultivarla fuera de la meseta costera de Cirene, fracasaron.

NB 1 :  Y si ahora quisiéramos decir “Te quiero”, de verdad y en base a los últimos datos científicos, deberíamos evolucionar y hacerlo así (no vaya a ser que el cerebro, al final, se enfade por usurpación de identidad):

amorverdadero 

NB 2 : Humor gráfico del gran Montt