#Encasa (lo del tinte.)

Tinte para el pelo. Tinte para tapar las canas. Ese tinte.

En un post anterior, os comenté como mi madre se ha iniciado en el arte de la videollamada, pero…no estaba preparada para verse en un primer plano, sin maquillar y con las canas cubriendo el tono de color que cuidaba, yendo una vez al mes a la peluquería en tiempos pre-pandemia.

Por mi parte, he decido dejar mi pelo con libertad de expresión durante el confinamiento.

Esta semana, ya tocaba visita a la Farmacia y mi madre, me pidió un tinte bueno…Para ella, significa que el color tenga los tonos castaños con matices dorados que le pone su peluquera…

En la Farmacia : no hay nadie y puedo mirar la carta de colores con tranquilidad . La farmacéutica, que también es amiga, me recomienda el 6,0.  Yo le digo que es para mi madre y hasta a mí me parece la típica excusa de “Tengo una amiga/o que necesita” . Finalmente, me decido por el 7,7. “Tienes suerte, no sé qué ha pasado esta semana que han volado todos los tintes. Agotados. Es como el nuevo papel higiénico. ”

Y dicho esto, me he dado vuelta y también he cogido la última caja del 6,0.

Mi madre, ya luce un color de pelo bastante acertado , el 7,7 parece gustarle.

Mis canas son libres y están creciendo a un ritmo exponencial que me tiene sorprendida. Y, según como, hasta me gustan. Iré viendo la evolución.

Pero…ahí está guardada mi caja del 6.0…