Contrabando de Bingo.

personalized greetings

Cuando ví en el telediario que se habían clausurado tres locales de la tercera edad, por jugar al Bingo ( a 0,10 céntimos el cartón), pensé que era posible que mi mente me hubiese hecho una mala pasada y ya fuera el Día de los Inocentes. Pero, no.

Estamos en el mes de octubre y esta notícia no es una broma viral de esas que circulan por la red. Ni tan siquiera es un chiste de los del Telediario como antídoto para que el espectador pueda superar lo de Pajín como titular de un super-ministerio ( aún tengo la esperanza que esto sea una broma…).

Pero los que estaban en el local parroquial de Son Contoner, con su binguito de juguete y sus buenos cinco euritos de premio, se quedaron a cuadros cuando vieron como la policía les clausuraba el local ( ¿?) y les confiscaba el Bingo (¿?) y la recaudación ( 5 euros!!!!).  De estar pendientes de sus líneas y las bolitas, se vieron inmersos en una redada de esas en las que piden la documentación a todos los presentes. Era evidente, estaban acabando con la banda de los “Abuelos Mafiosos”,delicuentes buscados por la CIA y la Interpol, que se dedican a hacer contrabando ilegal de Bingos de juguete con el objetivo de blanquear la ingente cantidad de dinero que generan a 10 céntimos el cartón… Gracias a la eficaz gestión de nuestros gobernantes y las fuerzas de seguridad, estamos a salvo de estos peligrosos ciudadanos.

Es tal la estupidez que no soy capaz de describir lo grande, grandiosa que es. Este gran despropósito ha obligado a la Federación de mayores ( GENT GRAN) ha reunirse con el político de turno que, finalmente les ha comunicado que les va a dejar seguir jugando al Bingo… Esto, es verdad y ha pasado en mi país , España, en pleno Siglo XXI.

Y me alegro que sólo les haya supuesto un disgusto y una reunión política pero , debo admitir que me ha gustado ver a La Gent Gran como un grupo de rebeldes dispuestos a plantar cara a ese grupo de niñatos… Faltaría más, después de toda una vida en el planeta , que venga nadie a decirles a lo que pueden o no pueden jugar.

Un respeto.