Acciones correctivas.

Aquello parecía la jungla. Follaje denso, sombra y humedad .De repente ( y digo “de repente” porque cinco días son poco tiempo), los tomates cherry, decidieron amotinarse… Cuando vieron que les ponía las cañas para “entutorarlos” ( ya la palabrita es fea), convocaron su 15 M tomatero y , no me preguntes cómo, casi duplicaron su tamaño, llegando a la cima de las cañas.

 

Esta acción descontrolada ,tuvo nefastas consecuencias. En primer lugar, las pobres lechugas vecinas se quedaron sin la luz del sol y no se ha podido evitar tener que sacrificarlas .

 

Ya sólo queda un reducto de lechugitas que me he propuesto salvar. Son un grupo de resistencia lechuguera y se hacen llamar “Comando Pepita”, en honor a la primera lechuga que nos dejó hace unos días.

Por una de esas casualidades de la vida, este fin de semana he conocido a un payés ( de verdad). Jaume, se llama y , además de encantador, ha sido muy generoso al regalarme su tiempo y sus consejos ( ejemplo : plantar guisante australiano, en lluna vella). Le enseñé las fotos de mi huerto en el iPad ( por cierto, alucinó con el artilugio y me consta que el lunes, se quiere hacer con uno ; – ) ), le expliqué “La Revolución del Tomate” y me dijo exactamente lo que tenía que hacer. Advierto : es doloroso.

He de confesar que lo ocurrido es el resultado de que una novata, sin idea de horticultora, se compra una mesa de cultivo y planta. Esa soy yo. Cuando planté los tomates cherry , consideré que aquella plantita tan diminuta no iba a ser suficiente y en donde debía reposar –tranquilamente-una única plantita, yo puse tres ( o cuatro) más. En palabras de Jaume, es como si pongo un plato en una mesa, con ración para una persona y se sientan cuatro a comer… Vale. Entendido. Me dijo que era muy importante que actuara y que lo debía hacer ¡ya!. Si no, no habrá tomate que valga…

Y, cabizbaja y triste, me he puesto el equipo de jardinera-horticultura, he cogido las tijeras de la cocina y he hecho lo que tenía que hacer.

Con todo, es posible que no consiga que estas plantas me den tomates pero, por lo menos, a fuerza de motín y acciones correctivas, he aprendido lo que NO debo hacer la próxima vez.

Lo tendré en cuenta, cuando plante los guisantes australianos…

Desde aquí, mi más sinceras disculpas a los tomates cherry , por todos los que han caído. Acepto mi culpa aunque… Lo de las lechugas… Eso, me ha tocado la fibra, la verdad .

NB : …Aunque admito que estaban muy ricas… Sabían a lechuga! : – )

 

Evolución de mi huerto, en http://mihuerto.tumblr.com

 

 

 

 

 

 

23 pensamientos en “Acciones correctivas.

    • Diversión, el día de las Acciones Correctivas, no. Snifff!
      Hoy, al ir a ver las tomateras ( esas tristes ramas que me han quedado) he pensado : Si en la naturaleza, nadie las poda ¿Por qué lo hacemos nosotros?. Imagínate, aún dydando… ; – )
      De todas formas ( y con sus «problemillas») me lo estoy pasando genial.
      Abrazos.

  1. Eres la mejor.
    Y mira que son casualidades que tu payes y me llaura se llamen Jaume no????
    Atajo de profesores tenemos ajjajajajajja
    ¿Que hariamos sin ellos? :D
    Muaaaaaaaaaac

  2. Es la leche, lo que haces que me descojone hablando de tus plantitas, qué grandísima eres By.

    La leyenda de la segunda imagen es sencillamente ganial :D

    Vega, van esos cinco¡

    • Que venga de uno que me dice que plante panceta, es un gran halago. Gracias, Dess. ; – )
      Sigo buscando híbridos. Me han hablado de unas semillas de chorizo de León que quitan el sentido…Ya te diré.
      Give me five , de nuevo. Y más rápido que tú.

  3. Con tu imaginación, las conversaciones que tienes con las lechugas, tomates, etc., y la rebelión de los mismos, puedes publicar un libro, explicando tus experiencias en este terreno.
    Estupendo del principio al final.
    Besitos

    • No lo había pensado pero, mira, da para un argumento que creo que hasta puede interesar en Hollywood.
      O para una serie de esas que tanto le gustan a Dess. » A dos metros bajo tierra…planté unos ajos».
      Me gusta que te guste.
      Besos que van, en cantidades industriales, a abalanzarse sobre tí.

  4. Me han encantado las imágenes de tu huerto, y bueno, que verde tan espléndido tienen las lechugas. El comando Pepita, se vé super resistente frente a los poderosos y grandes tomates, que al final, han visto mermadas sus filas, lo que ha hecho posible la convivencia lechuga-tomate.
    Me imagino que el sabor de la lechuga que tu has plantado, regado, cuidado, y dicho en algun momento «¿cómo esta hoy me lechugita?» en un susurro para que nadie piense que se te ha ido la pinza… pues hace que el sabor sea más intenso, más «lechuga-lechuga». Besitos. :-)

    • Creo que se me ha ido la pinza , del todo, con esto del huerto, Inspi.
      Lo de los susurros es casi , casi real. Ya no susurro, ya les hablo en tono normal para deleite de mi vecina ; – )
      La lechuga estaba muy buena pero blandita ( eran restos asfixiados por la tomatera) pero la dejé en remojo con un par de cubitos de hielo ( truqui Arguiñano) y recuperaron el crunchi…
      Abrazos.

  5. Es que cada cosa necesita su espacio. Para que las lechugas crezcan necesitas que los tomates no las roben terreno, y para que salgan mas tomates necesitas cortar las ramas peleonas. Pero lo vas consiguiendo y desde luego tiene una pinta estupenda. La ensalada ya la tienes. Besos
    Ana

    • Tú tienes experiencia en el huerto de la familia pero yo no tenía ni idea ( y admito que tampoco hice mucho caso a lo que leí en Internet).Novata, novata, novata. ; – )
      Gracias por los ánimos, Ana.

  6. La jardinera entusiasta, el caso de las verduras con un aparecido payés avezado… Los ingredientes para la almáciga de un libro delirante, si no te olvidas del Bogart con su mejor trinchera para lo detestivesco final (llegado desde la pobre Pepita el resto fiel resistente y/o desde el niño chiquitín que pueda aparecer (porque nunca se sabe).
    ¡Mira, By, que eres ocurente gracil! Quedo sabroso de tus ardidas y gentiles peripecias.
    Al final, aprenderás mucho y escribirás más. Felicidades. Besos.

    • Lo de entusiasta, el día de autos ( RIP por las tomateras sobrantes y las lechugas asfixiadas), no. Poco entusiasta, Al.
      Me costaba entender que de esa preciosidad de mata, no iba a salir nada si no la esquilmaba. Dudé hasta el último momento, sosteniendo las tijeras sin atreverme a dar el !zas! mortal.

      Me gusta aprender, lo que no recordaba es que se aprendía «así». A fuerza de..dolorosa poda.

      Gracias por tus palabras.

      Besos de vuelta de la jardinera ( de nuevo) entusiasta. ; – )

      • Gracias, By, no hay de qué. Y lo de la poda, es ley de rendimiento en la huerta, aunque al recién llegado le duela; claro, tiene sus reglas básicas y se aprenden enseguida. Lo verás, seguro.
        Pero la pericia de fantasear arriba de la realidad, es diferente y más personal: es todo un gusto que nos regalas con tus entradas.
        Entonces, gracias a ti. Buen pasar, pamela a la cabeza y hasta más ver. Chao.
        Besos, los bien merecidos…

    • TD,
      Todos tus comentarios me han aparecido hoy, en SPAM ?
      Había bastantes ( lo de Damm, varias veces ; – )
      No sé si te ha pasado en otros blogs.A AnaAzul ,le padó lo mismo hace unas semanas…
      Yo ya te he recuperado!

Puedes leer, puedes escribir , puedes hacer lo que quieras...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.