Maldito 11.

Ya se acercá el día 11 de Septiembre. Ese día, el mundo entero recordará a esas 3000 personas que murieron en el atentado de las Torres Gemelas. Las televisiones emitirán documentales, reportajes, series y dedicarán amplios espacios informativos a esta fecha maldita. Ese día se nos recuerda que hay seres humanos locos y crueles que son capaces de quitar la vida a otros seres humanos por motivos ideológicos, religiosos o políticos como excusa a su locura .

Pero, también es cierto que al recordar los «11» ( ya añado el 11M, en Madrid, con 200 vidas y 2000 heridos) , no puedes evitar ligar esa actitud asesina  a una determinada religión: el islamismo. Nuestra conciencia reguladora y pacífica, nos alerta que esa generalización es dañina ya que los que están ligados a las muertes y a infringir el dolor al prójimo son la vertiente radical y minoritaria de esta religión. Vale. Pero, nuestra propia humanidad ( que es frágil) no nos permite olvidar que no se ha hecho en nombre de Buda, ni de Cristo. El protagonista es Alá .

Y sabiendo que esto es así, me enorgullezco de los vecinos de la Zona Cero que, ante la encuesta a favor o en contra de la construcción de una mezquita musulmana en la zona cero (Iniciativa Córdoba) se han decido por estar » a favor» para fomentar la tolerancia , la igualdad y el respeto a las religiones.

Pero ayer ví uno de esos reportajes sobre el 11S . había imágenes y escenas que ya han sido repetidas muchas veces  y otras, inéditas para mí. La banda sonora se componía de las conversaciones, voces, exclamaciones de todos los que vivieron ese horror : bomberos, vecinos, polícia, turistas… Lo estaba viendo sabiendo cual era el desarrollo y el final. Sabía que aquella gente que se asomaba por las ventanas , había muerto en la vida real. Y también, muchos de los bomberos. Y sabías que las torres se desplomarían y, con ellas, miles de personas con vidas humanas tan reales como la mía. Sabía todo eso y mi corazón se encogía , cada vez más con cada imagen y con cada palabra que oía. Quedó reducido al estado de piltrafa y me hizo dormir con un sentimiento de tristeza e inquietud .

Esta mañana oigo hablar de la «Iniciativa Córdoba» y  , ¿os digo la verdad?, tras haber reflexionado sobre el tema , yo me manifestaría en contra de ese proyecto. Pero no es que por no sea tolerante. Ni porque crea que todo musulmán es radical: diría que NO a la mezquita, diría que NO a una Iglesia Católica, Ortodoxa ( y todas sus modalidades), diría que NO a un templo budista…

Díría NO a cualquier representación de una religión en la zona cero.

Ya es un lugar sagrado para la humanidad. Y sin importar que religión profeses o si no lo haces en ninguna. Las vidas que se quedaron allí, lo hacen más sagrado que ninguna  de las Iglesia o Mezquitas del mundo.

Así que yo plantaría 3.000 árboles. Uno por cada ser humano.  Porque más que ser un puente entre culturas y un camino hacia la tolerancia,la Iniciativa Córdoba es una inoportuna propuesta ( aunque tenga buenas intenciones), en una ciudad a la que no le faltan lugares para prácticar el culto a esa religión…En el fondo es una trampa : si dices que NO , no eres tolerante y puedes incitar al odio y si dices que SI, demostrarás tu buena voluntad y el deseo de paz  pero, la realidad es que  lo único que nos haría ser realmente abanderados del «amor al prójimo» ( o a la vida del prójimo»)  es pasear por ese lugar -lleno de preciosos árboles-y recordar a cada paso, que hay una  única religión viable: respeto profundo por todas y cada una de las vidas de este planeta.


Un pensamiento en “Maldito 11.

Puedes leer, puedes escribir , puedes hacer lo que quieras...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.