Odio profundo.

tijeras

Esto va de odios. Profundos.

El primero : Odio el retractilado.

Ese plastiquito que envuelve los CD’s , los DVD’s, los juguetes, las revistas ( con regalos)….

Ese plastiquito que sirve para preservar la garantía y la seguridad del desvirgue del producto…

Ese plastiquito que suele llevar una tirita de otro tipo de plastiquito que solo hay que deslizar para que el resto del plastiquito se parta en dos mitades pero…que nunca me funciona.

Ese plastiquito . Si , ese.. Ese que me obliga a ir a buscar unas tijeras para poder romper el plastiquito y con las que acabo hiriendo a base de arañazos, la carátula de ese DVD, por ejemplo . Y , sí. Tengo ese aparatito que se desliza por el lateral del plastiquito y lo abre pero , nunca lo encuentro cuando lo necesito. Sólo lo veo cuando tengo todos mis DVD y CD’s desprovistos del plastiquito.

Odio el retractilado.

También odio los envases de plástico rígido, que tienen como objetivo proteger el objeto en caso de desastre nuclear, terremoto o tsunami. Por ejemplo, el plástico duro , cabrón y cortante de los cartuchos de tinta de la impresora. Estos, con tijeretazo incluido, son armas afiladas, lacerantes. Hay veces, que las dejaría en el suelo, para después saltar sobre ellas, con plástico-rígido incluído. Me controlo porque son caras…

Odio ese plástico…El arañazo que llevo en el dedo, da fe de la magnitud de mi odio… Grrrr!

Una mención de honor y un post propio es lo que se merecen los esmerados packagings de los juguetes. Mientras los niños se desgañitan, nerviosos, colgados de tus rodillas e insistiendo con el “abrémelo”, tú, peléate con ese plastico duro ( y otra vez cortante) y saca ( una a una) la cuerdecita de alambre que sostiene la muñeca, el pony, el espejito, el cepillito, el bolsito, etc… ¿Los prueban en su fase funcional de desarme?

abrefacil

Y, por último, en mi cocina, se me rebelan los envases de queso rallado ( nunca puedo hacer un rasss uniforme y consistente) , los del bacon  con auto-cierre  que se pueden reutilizar y que se rebelan , con las puntas erguidas y negándose en rotundo a volver a cerrarse. De auto, nada. De cierre, tampoco y…. los tetrabricks de leche . Un emotivo recuerdo para esos tetrabricks de leche que no tienen estos avanzados sistemas de apertura (tirita de aluminio) y requieren doblar las puntas y rasgar ( teóricamente , con los dedos) para abrir el envase. Nunca he conseguido hacerlo sin que se derramara la leche. Lo peor es que estos últimos, llevan muy grande eso de “abrefácil” ¿?

Odio el abrefàcil.

Ah! Me olvidaba del taponcito verde del aceite, el de la anillita de plástico…Esa anillita que se expande, se alarga y…se rompe. Acabo perforándolo con un cuchillo o las tijeras…

En definitiva, empiezo a pensar seriamente que, las tijeras son uno de los inventos fundamentales de mi vida. Y si no tengo unas a mano, aviso a Eduardo …

 

EDWARD-SCISSORHANDS

 

N.B : Y por cierto, una vez sacas el plastiquito del CD/DVD, este es indeformable. Lo arrugas, lo intentas hacer una bola para que no moleste en tu entorno y tal como lo sueltas, el plastiquito se vuelve a expandir…