Aún no…

Ya me pasó el año pasado.

Ya lo sé. Es lo de siempre.  Se repite, es un ciclo y no debería sorprenderme pero…

Visita al  garden, con unos buenos 24 º C y un tiempo veraniego. Iba, toda contenta yo, a buscar nuevos habitantes para el huerto…Cuando queda un espacio vacío, no puedo evitar volverlo a llenarlo de… Esta vez, un par de cebollas, brócoli y rúcula italiana. El chico que atiende la zona, creo que huye cuando me ve… ; – ) En fin,  me gustan mucho las visitas al vivero…Disfruto paseando entre tanta planta, arbusto y flor así que suele ser una experiencia muy gratificante.

Ese era el ánimo.

Ha sido entrar, pasar la zona de orquídeas ( qué bonitas son!), una zona especial” Halloween” ( calabazas, brujas y castañas), girar a la derecha  y…¡zasca!

La impresión ha sido tal, que llevo todo el día repitiéndome que hoy, es diez de octubre. Hace poco que ha empezado el otoño.

Es el momento de las hojas secas. De las setas.

De la castañada.

De los tonos ocres.

Estoy centrada. Es 10 de Octubre…

Making of de las fotos ( con plus de peligrosidad):  Ha sido ver los Papa Noeles y hacer una foto con el iPhone. Inmediatamente, se me ha acercado una chica del staff y me ha dicho : “Señora, en la tienda no se pueden hacer fotos”. Por cierto, lo de “Señora” aún me impresiona…He hecho eso de : ¡Uy, lo siento. No lo sabía! Que era verdad justo en ese instante pero…después he visto las bolas navideñas y entonces, mi personalidad rebelde ha dicho : hay que hacer una foto. Mi yo racional, le ha respondido “ No,  en la tienda NO se pueden hacer fotos. Ya te lo han dicho. Ya lo sabes que NO”. He calibrado los peligros , he esperado que la chica se fuera a la zona de “Abonos Orgánicos” y con un movimiento ágil y fluido y con una expresión impasible, he sacado la foto de las bolas. Justo cerraba la funda del teléfono, cuando la chica ha vuelto a mi zona. Me ha mirado, la he mirado y con una sangre fría digna de un Agente Secreto,  me he ido a buscar las cebollas…