Periodismo, ética : reflexión.

Va per tu, Ferran.

avion

 

Esta foto la hice unos días antes del accidente aéreo de Germanwings. No fui capaz de publicarla en este Blog…

El día en el que ocurrió la tragedia (o mejor, el día que fueron asesinadas 150 personas) recibí una llamada de mi madre. Era la hora en la que estaba preparando la cena. Mientras me hablaba, yo pelaba unas zanahorias, sujetando el teléfono con el hombro y la oreja. Entonces, mi cerebro procesó el mensaje que mi madre me transmitía: ¿Sabes quién iba en ese avión?

Dejé las zanahorias. Me lavé las manos…En todos los programas de televisión (noticias, magazines, etc., etc.,…) se narraba la desgracia con profusión de detalles , novedades, análisis y especulaciones de todo tipo.

La persona que iba en ese avión, era un amigo de mi infancia. Justamente, tras muchos años de no verlo y sólo saber de él vía-noticias-de-padres, me lo encontré en Barcelona hace un par de meses. Y lo nombré en este blog hace muy poco, el día que salvé al sapo de morir ahogado en una piscina… Él era el niño gamberro que me perseguía, lagartija en mano, en mis juegos de infancia…

De repente, mi percepción de la noticia cambió radicalmente. Las imágenes del avión desmembrado en los Alpes, se convirtieron en algo personal. Muy sensible.

… No puedo ni imaginar lo que supondría para su mujer, sus hijas, su hermana, sus padres…

De la misma forma, los debates con expertos en seguridad aérea, los comentarios de todos esos tertulianos que no saben de nada pero opinan de todo, la forma de abordar todo lo referente al asesino, todo eso, me repelía profundamente.

¿Qué esperaban los medios apostados en el Hotel dónde estaban las familias? ¿Captar una imagen desgarradora de esas personas rotas de dolor, subiendo a un vehículo? Incluso el típico articulito: “Yo estuve a punto de coger ese avión pero cambié el billete en el último momento” me parecía una broma de mal gusto…

El tratamiento de la información ha sido, en muchas ocasiones, morboso y poco ético y , ahora que ya no es noticia de portada, se merece una profunda reflexión por parte de los medios de comunicación.

Necesitaba gritarlo.

nubes