Feliz Miércoles, 14

Cuando me diagnosticaron Trezidavomartiofobia, me asusté muchísimo. ¿Trezidavomartifobia? ¿Yo? Es verdad que tengo antecedentes familiares y que había una posibilidad pero… No sé. No me veía yo enferma de esas cosas…

Siempre he sido muy racional, muy empírica. No hay ningún dato científico que respalde que un gato negro que se cruce en mi camino, va a ser portador de mala suerte, así que nunca me he preocupado por eso. Que cruce. Tampoco me importa pasar por debajo de una escalera, abrir un paraguas en casa o que se me rompa un espejo…

Toda esa seguridad pragmática se evapora cuando llega el “Martes,13”. Me muero de miedo. No me caso, no me embarco y me quedo encerrada en casa por si las moscas…

He estado investigando sobre mi enfermedad y he descubierto algo sorprendente. Es una teoría más esotérica de lo que debería pero, tras cinco años de pruebas objetivas, tengo que admitir que los hechos la refutan. Se basa en la balanza del bien y del mal. En el karma positivo y el karma negativo. En el Ying y en el Yang. Es la teoría de la compensación del “Martes, 13.”

Tras el “Martes, 13” llega el “Miércoles, 14”. Un día compensatorio. Sin problemas. Fluido. Feliz.

Lo he comprobado utilizándome a mí misma como sujeto experimental pero también he accedido a otros testimonios que confirman mi teoría. Ya tengo cuatro “Miércoles, 14” en mi haber, testados y refutados. Reconciliaciones, regalos, buenas noticias, buenos momentos, buenas experiencias…

Quiero hacer público este mensaje para que todos los afectados por Trezidavomartiofobia, puedan disfrutar de este día de compensación. También los que no la sufren.

Un buen día no se debe dejar escapar bajo ningún concepto.

miercoles14

21 pensamientos en “Feliz Miércoles, 14

  1. Jo, pues a mí el Martes 13 no me hizo efecto negativo (en general no me lo hace), pero hoy, al poner la leche en el café se cortó y sabía a rayos, tuve que prepararme uno de nuevo… Quizás tenga que empezar a temer al “Miércoles 14″… y comenzar a creer en tu teoría compensatoria…
    Aun así, Feliz Día.
    Besos!

  2. No soy yo muy de malas patas, no creo en nada de eso, he pasado un montón de veces por debajo de una escalera mientras veía a todos los que me cruzaba dar un rodeo, jajaja..
    Los que no tiene que entrar en la cabeza que lo que pase en martes trece puede pasar en jueves 16, y es que como dicen por algún sitio, algunos tienen la fama y otros …jajaja.

    Apretaos, Pilar.

  3. “Trezidavomartiofobia”,… mande uzté?????, no amiga no, no soy de esas no creo en nada de eso, y ten en cuenta que España es el único país que tiene mania a ese dia y número, en el resto del mundo es el viernes 13, especialmente en el mundo anglosajón. Es más… si me saliera “el prícipe azul” me casaría en martes y 13!… ala…para narices las mias!
    Los miércoles me gustan (creo que te lo dije en otro sitio) en cambio, por motivos muy personales el número 14 no….., me trae malos recuerdos.
    Petunets….

  4. Pues yo también me quedo casi con ayer :(

    Pero al final lo que has escrito me recordó a eso de que siempre que llueve escampa ¿no?

    Me iré contigo a Nueva york entonces, volaremos, sin maletas en la espalda, o tirando peso por el camino, a ver si atinamos a algún pez y así tenemos para comer.

  5. Tantos años sufriéndolo en silencio, como las almorroides (es que son tan grandes que no solo son almorranas o hemorroides, son… las dos cosas), y me acabas de abrir los ojos. Ahora estoy seguro de que soy… Trezidavomartiofobico.
    Menos mal que tengo mis truquitos para contrarestarlo.
    Al empezar el martes 13 (o cualquier otro día) me pongo mentalmente la canción de Serrat “¡Hoy puede ser un gran día!” . Y entonces no hay martes-13 que me toque los cataplines.
    Además me he puesto otra vacuna más: Tengo una gata de color negro en casa que se me cruza por delante un montón de veces. A ver, mi casa no es muy grande y es difícil evitarse. Y tantas veces nos cruzamos al cabo del día que creo que la mala suerte que podría traerme se diluye entre tanto cruce. Es más, yo creo que hemos empezado a cogernos cariño, sobre todo a la hora de la comida, la de la gata, porque me hace un montón de carantoñas.

    • No padezco de ” almorroides” y veo que eso de que se ” sufren” no es del todo cierto…Yo de ti, ahora que estás en paz tras leer este post , me pondría como objetivo, una limpieza de los lugares ocultos de tu bidé, más exhaustiva…
      Eso y ponerle ya un nombre al gato negro que cohabita en tu espacio.;-)

Puedes leer, puedes escribir , puedes hacer lo que quieras...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s