Camas…

Sólo veo camas…

cama1

Las dos y media.

Y yo que pensaba que iba a estar hecha polvo… Según leo en la red, si estamos un día sin dormir “el sistema meso límbico se estimula y la dopamina fluye, por lo que nos sentimos con más energía, motivación, optimismo y deseo sexual.” Eso es lo que me espera. Son las dos y media de la madrugada y tengo que estar en vigilia por una prueba médica…Yupi!

Si estuviera más de un día sin dormir, toda esa “energía optimista” se desmoronaría y la cosa iría cuesta abajo. Disminuirían mis funciones cognitivas y perceptivas. El cerebro necesita dormir: se limpia y se reorganiza. En estos momentos, sé que le estoy fastidiando…

No sé. La dopamina no me debe estar fluyendo mucho porque tengo sueño…

cama2

Las cuatro y media.

No se oye ningún ruido en la calle. La noche está serena y yo estoy en ella, casi en su interior… No hay luna. No hay estrellas. Me ha tocado una noche de vigilia tirando a sosa.

Me entero que la persona que tiene el record de tiempo sin dormir es Randy Gardner, en 1964. Estuvo 264 horas (11 días) sin dormir y sin ayuda de estimulantes. Participaba en un estudio del especialista en sueño de la Universidad de Stanford ,William Dement.

Sigo con mi maratón de Black-ish y me tomo un café.

cama4

Las seis y media.

Degenerando: me he puesto una mascarilla purificante en el rostro. Es de color verde…Y he ordenado mis zapatos… También he estado hablando conmigo. Hacía tiempo que no lo hacía y tenía muchas cosas que contarme…

Me paso un ratito proyectando lo que sentiré cuando mañana (perdón, hoy) pose mi cabeza sobre la almohada. Todo es cuestión de tiempo y ese, pasa quieras o no quieras… En estos momentos, me gusta esa cualidad del tiempo.

 

cama3

NB : Quiero esta…La dopamina que hace estragos…