#NuevaRealidad ( sigo con la albahaca.)

Desde finales de mayo, tengo una planta de albahaca que ha ido creciendo mientras yo estaba confinada. Encontraréis muchas webs con información de sus propiedades y beneficios, pero en este post, le quiero dar el matiz de terapéutica.

Te obliga a un cuidado diario con el riego. Es un espacio muy cortito en el tiempo, pero, es suficiente para desconectar y conectar con la planta. Ella va desprendiendo una molécula aromática denominada eugenol, un componente volátil con olor floral con toque mentolado y que forma parte de muchos de los perfumes que hay en el mercado. No hay que descartar que esa química natural, tenga parte de culpa…

Puedes interactuar con su evolución y da mucho juego : tienes que podar flores, puedes hacer aceite con las flores, puedes utilizar las hojas para que tus sofritos tengan ese toque italiano , puedes secarla para aromatizar e incluso, puedes robarle ramas para tener nuevas plantas.

En la última poda , arranqué una de las ramas laterales y, siguiendo las instrucciones del experto en albahaca, la tuve en un recipiente transparente, con agua y a la luz del sol.

En una semana, la rama generó unas raíces que permiten trasplantarla y convertirla en otra planta.

Os presento a la nueva albahaca de la familia.

NB : Os recomiendo tener un par de plantitas preparadas por si nos vuelven a confinar… La albahaca te hace de coach