La Rue del Percebe (+ Up )

Las nubes han desaparecido y el cielo está de un azul que casi es mórbido. Dan ganas de darle un mordisco… Decido que es un buen día para sacar el polvo del sillón de mimbre, airear los cojines y sentarme a leer en mi minúscula porción de jardín.

Vivo en la casa de mi abuela. La heredé y la olvidé hasta… la crisis. Es curioso como mi crisis coincide con la crisis. Son tiempos, pues, de crisis total. La mía, se resume en un divorcio fulminante .Uno de esos en los que yo no me había enterado de que las cosas estaban en …crisis y cuando lo supe, ya era una petición de separación en toda regla, formal y con abogados de por medio. A mi incredulidad y estado de shock emocional, se le debía sumar que el nuevo amor del cabrón de mi ex, no era otra que mi amiga Lola. La buena de Lola, sí. Esa.

En un plis-plas, me vi sin mi amor, sin mis amigos, sin mi vida y…sin mi casa. La crisis, esta vez no la mía, la del país) nos obligó a poner el piso en el que vivíamos a la venta a un precio que jamás habíamos imaginado por ridículo. Conseguimos pagar la hipoteca restante y punto. Ni un duro …Ah! Y encima, con la sensación de que la venta, había sido un milagro…

Sin nada más que una mochila cargada a mis espaldas , con una depresión de caballo, me trasladé a la casa de la abuela. Me fui de la ciudad, a un pueblo a unos 40 kilómetros que había sido urbanizado casi en su totalidad…menos la parcela de mi abuela. Se negó a vender su casita vieja , con sus 70 metros de jardín . Eran tiempos en los que las cifras que le ofrecían daban vértigo, pero ella , que no. En unos años, se vio rodeada de bloques de pisos. Eso sí, muy modernos y con piscina. Bonicos, decía la abuela.

Ahora, con la crisis, ningún promotor o constructor quiere esta parcela.

Aún no me he acostumbrado a vivir aquí. Ni a vivir sola. Es posible que me deba acostumbrar a vivir, en general pero…se me hace un mundo. Salgo lo justo , para ir al trabajo ( que aún conservo aunque haya estado de baja por depresión demasiado, demasiado tiempo) y después ,me encierro . En la casa de la abuela…

Hoy, estoy animada y tras las tormentas de esta última semana, ha amanecido uno de esos días radiantes , de luz clara y temperatura agradable. Seguro que ha habido otros días como éste, pero mi tristeza me ha incapacitado para detectarlos. Hoy, lo veo. Es un avance.

Salgo al jardín y me siento amenazada por los edificios que me rodean. En los laterales de mi parcela, se alzan dos paredes de hormigón gris. No veo ventanas, sólo cemento. Y en la parte frontal hay un bloque con sus terrazas encaradas hacia mi jardín que me hacen sentir observada. No veo a nadie pero tengo la sensación de que estoy expuesta.

La abuela, siempre actuaba como si allí no hubiese cambiado nada, y seguía regando sus rosales y cuidando su pequeño jardín…Decido fingir que estoy en un paraíso de aromas fragantes y tonos coloridos. Mientras hiervo el agua para mi té de canela, preparo el sillón de mimbre.

No diría que me siento feliz pero si un poco mejor que hace unos meses… Me acomodo y acaricio la portada del libro. Doy un sorbito a la infusión, mientras alzo la vista y me quedo como encantada, mirando el bloque de pisos, con sus terrazas…

En el 3º A vive una mujer de mediana edad. Yo también estoy en esa franja pero…soy más moderna. Su ropa es gris y sosa. Falditas a media rodilla y blusas de mercadillo, de estampados insulsos. La he visto un par de veces, en el mercado. Siempre me saluda educadamente. En estos momentos, la veo en su terraza, con los rulos puestos y una bata rosa holgada (apostaría que es guatiné) . Esta tendiendo la ropa en un tendedero plegable que , después, esconde en un armario…Desaparece y oigo el sonido amortiguado de la aspiradora… Pienso en que hoy, día festivo, de sol radiante, aquella pobre ama de casa está trajinando en sus labores domésticas, sin tiempo parar…Vuelve a salir y tiende otra tanda de ropa.

Intento concentrarme en la lectura pero, la actividad de la vecina del 3ºA y los ruiditos que eso implica me distraen. Ahora, me llega una voz atenuada. ¿Una conversación? Miro, de nuevo, hacia el edificio. La vecina del 3ºA ha desaparecido y a la que oigo es a otra mujer. Está en un piso muy alto, yo diría que el Ático. Su terraza, ocupa toda la extensión del bloque. Su piso equivale al A, B y C, juntos…Está apoyada en la baranda decorada con terracota y plantas tipo cactus, con su preciosa melena larga y escalada, de color rubio intenso, expuesta al sol y una camiseta de tirantes que marca una preciosa figura. También he coincidido un par de veces con ella en la tienda de licores y vinos. Voy allí cuando me invitan a alguna cena .Ahora, cada vez son menos. Los amigos toman partido y parece que, de momento, no me escogen a mí pero, a los pocos que si me invitan ,me gusta obsequiarles con un buen vino.El tendero me explicó que la chica despampanante, tiene una reserva mensual de una caja de Champagne. Del francés y del caro. Debe estar hablando con su novio. O con sus amigas, para salir por ahí. Siempre va muy arreglada y con una actitud de…resolución. Cuando la veo, me siento andrajosa…Un piso precioso, coche, pareja, amigos, vida social…Encima, es guapísima. Creo que se está riendo…No me extraña.

Se da cuenta que la miro-creo- y se mueve por la amplia terraza hasta que ya no la veo y sólo oigo el rumor de su voz. Veo a la señora del 3ºA que sale a la terraza. Toca las prendas (supongo que es la prueba de tacto para ver si están secas) y vuelve a entrar en su piso. Aún lleva los rulos.

Quiero leer , de verdad, pero cuando ya he dado el último sorbito a mi té y me dispongo a abrir por la página que he marcado, veo a otro de los vecinos del bloque. ¡Eh! Es el hombre guapo… Creo que vive en el 2ª B con su mujer y dos niños. Es un hombre guapísimo y, a todas luces, encantador. Lo veo, con el coche, cuando lleva a sus hijos al colegio ( los niños también son una monada) . Alquilé una plaza de párquing en el edificio. Su mujer, también es…perfecta. Los ves ,a los cuatro, y sientes envidia de eso de “la familia ideal”. Si me lo cruzo, me quedo tan alterada por su belleza que bajo la vista y no saludo por no tartamudear. Está fumando, en la terraza…Su torso está desnudo y le adivino la tableta de chocolate. Wow! Me mira. O eso creo desde esta distancia. ¡Qué vergüenza! Pensará que soy una cotilla…

Empiezo a leer, esta vez de verdad y me enajeno. Me olvido de los vecinos. Me olvido de mi vida. Me olvido de la pinta que debo tener, en este rectángulo de césped, rodeada por edificios por los cuatro costados, en este viejo sillón de mimbre…Me he puesto la pamela:  me resguarda y me da la privacidad que necesito…

(…)

2ºB

No debería fumar-piensa Mario, mientras se apoya en la baranda de la terraza pero…Es una de esas ocasiones…Los niños se han ido a pasar la Semana Santa con los abuelos y, por fin, María y él se han podido quedar a solas, de verdad. Han hablado. Mucho. Desde el nacimiento de Pol, ahora ya hace tres años, han dejado prácticamente de ser amantes. Son una familia. Se quieren. Son amigos pero…no hacen el amor…

María siempre está cansada. Pendiente de los niños, siempre. La terapeuta le ha dicho que debe repartir sus afectos, que la sobreprotección es mala para los niños y que ha dejado a su pareja, en un segundo plano. Y, hoy, tras un desayuno romántico, Mario le ha hecho el amor con desesperación. Se siente satisfecho. Es el primer paso.

Las cosas se arreglarán-piensa esperanzado mientras da la última calada. Observa a la mujer que vive en la casa de enfrente. Se ha quedado aislada, entre los edificios de nueva construcción. Mario piensa que es una persona extraña y prepotente. Nunca lo saluda. Se encuentran en el párquing y ella, pasa por su lado, altiva, sin dedicarle ni un educado “Buenos Días”…

María se está duchando. Ya ha cumplido y ve que Mario está contento. No puede dejar de pensar si su suegra le habrá dado la medicación homeopática a Pol o si Mario Jr, estará bien…Estas últimas semanas, ha vuelto a mojar la cama…

Ático

Silvia se pasea por la terraza con un ataque de ansiedad. La llamada no ha sido la esperada. Ni la prevista…Vive en un ático precioso, tiene un coche precioso, un pelo precioso y un amor imposible que ni es precioso ni es nada… Ha caído en el estereotipo : es la “otra”. La amante de un hombre casado. El sexo del poderoso. O eso es lo que creen los demás, lo sabe. Ella está enamorada , profundamente, de un hombre que está comprometido con otra mujer, que es padre de familia y …su jefe. Por él ha renunciado a la maternidad. A sus amigos. A su familia. Tiene cosas, muchas cosas. Incluso ha comprado nuevas amistades pero…no lo tiene a él. Le dice que ya no quiere a su mujer, que algún día se lo dirá.

Silvia sabe toda la verdad. Es rubia de bote y no es tonta. Es consciente que las excusas de los hijos y , ahora, de la enfermedad de su mujer son eso, excusas. Él nunca va a elegirla a ella. Y aun sabiendo que es así, no puede evitar sentirse enamorada y dejarse engañar. No va a venir. Es Semana Santa y tiene que estar con sus hijos. Ella le ha respondido que no pasa nada, que lo entiende y se ha reído de sus gracias aunque el corazón se le hacía añicos y lo único que deseaba era tirar el iPhone por la terraza de su ático y verlo estrellarse contra el suelo…

Por un momento, se recrea en la mujer que está leyendo en la casa de enfrente. Se la ha encontrado en la Bodega, donde ella encarga el champagne que él toma, sólo esa marca y bien frío, casi frappé…

Nunca ha entendido porqué esa gente, no ha vendido la parcela…Para vivir, así, entre cemento, mejor le hubiera ido con un piso con una macro-terraza pero…Se la ve a gusto con esa pamela horrible y su tacita de té. Da la sensación que está en paz consigo misma, en ese sillón antiguo, leyendo tranquilamente.  Es afortunada, no tiene que luchar por el amor, no compite con otra mujer y pierde…Silvia entra en su ático de diseño y se sirve una copa de champagne. Es muy pronto, lo sabe. Sabe que no debería beber tanto pero… está muy frío, casi frappé…

3ºA

Lucía está nerviosa. Pero son de esos nervios buenos. De los de la expectativa, de los del mariposeo en el estómago… Se ha despertado bien tempranito para poner la casa a tono. La casa y a ella, en toda su magnitud. Hoy….Hoy ha invitado a Pepe a comer. En su casa…y eso significa muchas cosas…

A sus cincuenta años y tras varias relaciones fracasadas, la solterona Lucía, se ha enamorado perdidamente. Hasta las trancas. Como una niña. Y lo mejor de todo esto es que es correspondida. Total e inequívocamente correspondida…Es más, Pepe le ha dicho que la quiere. Y es verdad.

Hoy, todo lo hace silbando y cantando. Pasa el aspirador y comprueba que el salón esté perfecto. Ya ha preparado la mesa, con vistas a la piscina. Se ha duchado y ha aprovechado para depilarse. Lo ha hecho con mimo y cuidado. Su piel , ahora, esta suave y huele a perfume. Se ha embadurnado con crema hidratante , de esas que llaman Body Lotion, de la marca de su perfume favorito y está encantada con el leve rastro de fragancia que provoca al caminar. Se ha puesto unos rulos para que el pelo le quede con un poco de volumen y está preparando el sofrito de una paellita para chuparse los dedos. Lleva su bata rosa que ya ha visto mejores tiempos pero es perfecta para cocinar . Se cambiará de ropa en el último momento.

Ha hecho una lavadora con toda su ropa interior decente. La de algodón, blanca y  sencilla, la ha dejado en el cajón. Todas esas puntillas y encajes, llevan años sin usarse y Lucía , que aún no ha decidido que juego de bragas y sujetador se va a poner, ha decidido lavarlo todo. Para que se impregnen del olor de suavizante… Cree que le dará tiempo a que se sequen todas las piezas, hoy hace un día radiante y el sol calienta lo suyo… Ve que la mujer de la casa de enfrente ha salido a leer, a su jardincito. Le emociona pensar que es una rebelde que no ha querido dejarse comprar por las constructoras…Le gusta el jardincito y le envidia las rosas. Está pensando en plantar unos rosales en macetas, en la terraza…Se la ha encontrado en el mercado y se han saludado amablemente. La oyó hablar con la frutera de las tartas de manzana que hacía su abuela y se quedó con las ganas de pedirle la receta. Hacer repostería y pasteles, es su perdición. Cuando Pepe cate el pastel de tres chocolates que le ha preparado, está segura que caerá a sus pies. Bueno, ya ha caído…Hoy, lo van a rematar.

Siente las mariposas, que ya son miles, en danza por la tripa y bajando hacia zonas menos nobles. Comprueba que a las bragas de encaje aún les queda un poquito y se adentra en su piso. Cambia las sábanas de su cama y se dirige a la cocina. El sofrito huele de maravilla…

NB : Up es una película de Disney/Pixar. De mis favoritas. ; – )

 

 

 

28 pensamientos en “La Rue del Percebe (+ Up )

  1. La chica recién separada que vive en la casa que perteneció a su abuela debe mirar al jardín, aunque sea pequeño, y al cielo para descansar la vista, en vez de a las paredes de hormigón. Me encanta el té de canela; hace años lo compraba y lo tomaba desteinado. La lectura y la infusión hacen una pareja perfecta.

    ¡Qué engañosas son las apariencias! Nada es lo que parece, Bypils.

  2. estoy con zambullida.. desde luego nada es lo que parece y al final siempre existen las sorpresas, pena que no siempre sean buenas…

    me encantó la película de up… que decirte.. es algo previsible en mi juas!

    de vuelta y deseando pillar sofá, mucho que ponerme al día en vuestras casas y dejar al orden mi cortijo

    un beso niña…

    • Descansa, gOtaS… Ese Cádiz! Te ha dejado agotada…
      Apariencias…Un trocito de hielo que esconde un gran iceberg o una zanahoria que parece la leche pero es mini, bajo tierra…
      Besos.

  3. Es curioso como nos imaginamos la vida de los demás y no tiene nada que ver con lo que ellos sienten. Lo has reflejado perfectamente, en una comunidad de vecinos mirándose unos a otros y creyendo adivinar lo que el otro vive, y sobre todo creyendo que es mas feliz que nosotros. Me ha recordado un poco a la peli “La ventana indiscreta”. (Como siempre, niña… me ha encantado)
    Besitos
    Ana

    • “la ventana indiscreta”: ¡qué peli más buena!
      Las apariencias son eso, apariencias. Sólo dan una información superficial , basada muchas veces en estereotipos. En realidad, todos sabemos que las apariencias engañan pero…caemos en juzgar u opinar en base a ellas.
      Complejos ( y raritos) que somos.
      Gracias, Ana.
      Un besazo.

        • También podría ser que no sepamos ” interpretar” la información que nos llega y que si te detuvieras un poco, tendrías más posibilidades de acertar pero…Sí, el ser humano tiene una tendencia ( no sé si intrínseca o adquirida) de juzgar por las apariencias…Hasta en las tribus, una plumita de más en un collar, es una ” apariencia” que sirve para juzgar…
          Saludos agc!

  4. WOW… que puedo decir.. .he disfrutado este post. Todos son buenos, pero éste se sale. Retazos de realidades, cada piso un mundo, un universo donde hay una vida con unas circunstancias, unos sentimientos. Y es curioso, como desde fuera vemos parejas perfectas, que luego, en la intimidad, sencillamente son buenos amigos. Como, vemos el amor, las mariposas, no tienen edad. Siempre es buen momento para enamorarse. Y los amores dificiles, cuando te enamoras de alguien que lo puedes tener solo a medias, solo a “ratos”, el sufrimiento, y la generosidad que implican.
    Intentar conforme a lo que se tiene ser feliz, e ilusionarse cada amanecer….
    ByPils…. me descubro, esta semana santa has “cocido” el comienzo ideal para una novela de vidas entrecruzadas. :-)

  5. No dejas de sorprendernos con tus entradas, si una nos gusta, a la siguiente te superas y nos dejas con la boca abierta.
    Estupendo relato para una película, como te comenta Inspiración.
    Te voy a situar entre Hitchcock y Robert Altman ¿qué te parece?
    Un fuerte abrazo, querida e imaginativa Byp.

    • Me situas muy arriba, demasiado.; – ) Y se agradece, de verdad.
      Se echa de menos, alguna de tus crónicas. Ya toca!
      Abrazos (también fuertes y hermosos), Mercedes

  6. Me recordó a la película de Hitchcok.. como se llama?
    “Caras vemos, corazones no sabemos” reza el refrán, y dependiendo de la experiencia de cada uno veremos a y juzgaremos a los demás..
    Conque te gusta UP???? su música me hace llorar, no lo puedo evitar, la ternura con la que el abuelo trata a la abuela antes de morir me hace llorar todavía más. Y si encima los paisajes de la peli son el Amazonas venezolano (más concretamente el Salto Ángel)…. a mi también me encatna esa película

  7. Carambas, me he emocionado mucho. Ahora tengo que recoger al peque del cole y no me atrevo a salir con los moquitos colgando y los ojos rojos…. pero de contenta, eh???

    Me gusta leerte!

  8. Siempre me gusto, cuando caminaba de noche por la ciudad, observar que ventanas o balcones tenian luz. Imaginar las vidas de aquellas personas. Reflejas perfectamente esas ideas preconcebidas que nos creamos de los demas. Habria sido interesante lo que piensa la del 3° de la del atico o el del 2° de la del 3°. Mundos separados que confluyen.
    Me apasiona esto.
    Me ha encantado tu relato.
    Besos.

    • Además, lo que solemos imaginar no tiene nada que ver con la realidad que allí se cuece…Esto lo escribí tras conocer ” la realidad” diametralmente opuesta de unos conocidos a los que yo, en mi mente, les había asignado otra …”realidad”…
      Besos, Efw
      NB : soy como tú…;-)

  9. Tengo una amiga que juega a menudo a “imaginar” las vidas detrás de las ventanas… afortunadamente es consciente de que no da ni una. Genial, me ha encantado!

Puedes leer, puedes escribir , puedes hacer lo que quieras...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s