Cuestiones…

Cuestión de Mirada

 

pv2

Me miras… Cada tarde.

Es como si lo supieras. Como si me olfatearas en el aire y descubrieras mi presencia. Los sonidos familiares te avisan. Oyes el agua y te asomas a la ventana.

Y me miras…

Estás ahí hasta que me voy y , entonces, te vas tú… Y mientras pasa todo esto, me miras…

Me has mirado tantas veces que ,al final , ya te estoy queriendo. Te espero, cada tarde y dejo que me mires…

 

pv1

Perro del vecino, asomado a la ventana cuando riego mi huerto urbano.

 

Cuestión de Tamaño

caracola1

Nunca he tenido en mis manos una de esas caracolas que, dicen , reproducen los sonidos del mar. Y siempre he querido oír el mar fuera de contexto. Por ejemplo, cuando estoy en mi hogar, sentada en un mullido sillón en pleno otoño. Cuando se habla de ocres, de calabazas y boniatos. En ese momento, querría disponer de una caracola y escuchar el sonido del océano.

Y hace unos días, encontré una caracola …

Final 1

caracola4

Estoy encantada-dijo la hormiga– la caracola es tan grande , que casi puedo meter mi cabeza en su interior. ¡Qué bien se oye el mar!

Final 2 

caracola2

Esto es una miniatura de caracola ( terrestre, por cierto). No sé si se oirá el mar. Lo que seguro que no sé, es como ponérmela en la oreja…

10 pensamientos en “Cuestiones…

  1. Que bonita dedicatoria para ese “vecino”…pura conexión verdad?? sin palabras y en silencio…
    Pufff que me has “tocado” …ahora entiendo porque sale y te mira ..y te mira…bien sabe él todo lo que en tí provoca
    Besos con alas muchas para tí…..

  2. Este post me ha enternecido mucho.. porque has tocado dos aspectos, que en mi vida han sido emocionalmente importantes: mi perro.. hace ya cuatro años que no está conmigo, pero recuerdo su nobleza, como me acompañaba a la cocina mientras yo fregaba platos, o si me iba a planchar, se tumbaba y me observaba, fiel y cariñoso compañero. No tenía ni un mes cuando nos lo dieron, y me cabía en la palma de mi mano, su pelo castaño, sus ojos miel… si, le quería, y lloré su ausencia.
    La caracola: de pequeña, mi madre tenía a la entrada en casa, dos caracolas grandísimas, de las que si te puedes colocar en la oreja. Me encanta el mar, y lo tenía siempre que quería cuando me acercaba la caracola a la oreja, y cerraba los ojos, era muy pequeña. Hace un para de años, adquirí una…y si… sigo escuchando el mar.
    Besos :-) (sorry, me extendí)

    • Forman parte de la familia… Nosotros, sólo tuvimos uno en la casa familiar y tras su desparición, ya no nos vimos capaces de tener otro…
      ¡Qué suerte que tienes una caracola!!!
      Besos, Inspi

  3. Te la puedes poner tipo pinganillo. :-)
    En mi casa desde que tengo conciencia siempre hubo dos grandes caracolas de esas… y sí que daba la sensación de oírse el oleaje del mar, no sé en qué momento se perdieron o mi madre se hartó de ellas y las hizo desaparecer.
    NA: Ya tengo tarea para este fin de semana; preguntar por aquellas caracolas…

    El relato del perro me ha gustado. :-)
    Besos.

Puedes leer, puedes escribir , puedes hacer lo que quieras...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .