En la peluquería no se hacen milagros…

pelu8

De una peluquería puedes salir de varias formas : 1) contenta, 2) insegura positiva, 3) insegura negativa y, finalmente ,  4) cabreada.

1) Contenta : te han cortado el pelo con un estilo diferente. Te encanta. No puedes negar, cuando te miras al espejo, que te queda bien. Viene a ser el efecto del día del “guapo subido” pero trasladado a tu cabeza.

2) Insegura positiva : No lo acabas de ver claro. Te tocas el pelo y lo nota tan diferente que te asusta un poco. Pero percibes que te irás acostumbrando y que te va a gustar. No te ves tan mal aunque no acabas de verte bien…

3) Insegura negativa : Como en el tipo 2), no lo ves claro. Intuyes que la has cagado pero no mucho. Te empiezas a consolar con lo de “ya crecerá”. Se convierte en un mantra, hasta que te adaptas.

4) Cabreo monumental : Mira que le dijiste que no muy corto de la nuca. Le enseñaste la foto que llevabas como muestra ( Meg Ryan), le insististe en que no querías mechas pero… te hicieron dudar. Te convencieron o los convenciste tú a ellos ( “Lo quiero e-x-a-c-t-a-m-e-n-t-e como esta foto” (exiges). La cosa es que has salido de allí con tu pelo transformado. Te ves en un escaparate y te horrorizas. Llegas a casa y maldices al peluquero/a que te ha dejado la cabeza modelo Mafalda. Finalmente, pasas tu propio proceso de duelo interno hasta que el pelo vuelve a crecer ( por qué siempre lo acaba haciendo) y aprendes que nunca más utilizarás el sistema”como-esta-foto”.

pelu4

Lo que todas sabemos es que por muy contenta, insegura o cabreada que estés tras la experiencia pelu, la prueba definitiva que confirmará nuestro estado de ánimo peluquil es el famoso “Día Después”. A partir de ahora, lo llamaremos “Día D”.

Mafalda despeinada

El Día D empieza con como es tu peinado al despertar : aquellas puntas tan bien situadas por el profesional, ahora se ven disparadas hacia todos los lugares del universo, el gran volumen por capas se ha convertido en una losa uniforme a ambos lados de tu cara, el color o las mechas que se veían tan bonitas por la tarde, parecen estridentes y rojas?…

Da igual.  Si eras del tipo de salida 1), 2) o 3): acabas de pasar directamente a la 4) cabreo monumental. También puede ocurrir lo contrario : tu pelo, despeinado por tu pelea con las almohadas, cae salvaje por tus hombros y se ve perfecto. Sigues con el guapo subido. Felicidades, o eras del tipo de salida de la pelu 1) o eras del 2) “Insegura positiva” y no te habías equivocado.

pelu3

El Día D finaliza después de que te hayas duchado, lavado el pelo ( y dejando atrás esa fantástica textura peluquería) y peinado (tú solita) como sueles hacer cada día. Ahí es donde verdaderamente veremos si la cosa ha ido bien o debemos esperar a que crezca de nuevo para recuperar nuestra cabeza buena.

pelu2

Sea como sea, hay que admitir que el peluquero/a NO tiene la culpa. El 99% de las veces, nos dejamos llevar por lo de la foto voluntariamente y de forma masiva. O  hay enganche al peróxido ( eso, las rubias) o…lo que le estamos pidiendo al peluquero/a es, ni más ni menos que un milagro… ; – )

superadas14np32NB : Hoy he ido a una nueva  pelu… He salido de allí en modo 2) : Insegura positiva. A ver mañana… ; – )

pelu1

25 pensamientos en “En la peluquería no se hacen milagros…

  1. Odio ir a la peluquería y me fío 0 de nadie que se acerque a mi pelo con unas tijeras en la mano. Llevo el mismo corte desde hace años y no lo cambio porque me da miedo toparme con una depredadora capilar que me lo estropee con la frasecilla de “cámbiame el look”. Con mi pelo no se juega. Nunca. Never.

    • Yo soy como tú pero…necesito cortarlo y ( tapar las Canas) darme el baño de color correspondiente.Mi peluquera ya no es peluquera :-( y he ido a una nueva…El tipo ya ha visto que o ” solo puntas” o …Ya sabes…Cabrear a una mujer por su pelo es de las peores cosas que puedes hacer sí no quieres conocer su lado oscuro…De momento, creo que ha salido bien…
      Besos, Cute.

    • Eso de la Tijera al Viento, acojona.;-)
      Tienes razón que con humor se sobrelleva todo pero no sé cómo estaría sí mi peinado fuera , ahora, el de Dora La Exploradora…Me hubiese salido un relato sangriento tipo ” La Asesina del Pollo”… Mira, se me está ocurriendo una trama para ” La Asesina de la Pelu” :-)
      Un abrazo!

  2. ¿Ves? Yo no tengo ese problema. Me siento en el sillón y el peluquero me pregunta ¿Cómo lo quieres? y yo le contesto: Tú corta hasta que te hartes. Y me voy a casa, si no guapo, por lo menos sí fresquito. Ya se sabe que burro mal esquilao…

  3. Mi peluquero es muy prudente y sólo me hace lo que yo le pido, así que no hay sorpresas. Y si las hay, soy yo quien asume el riesgo.

    Voy poco a la pelu, de todos modos. No voy ¡desde diciembre! y así ando, claro. :)

  4. ¡Que buen post querida! Absolutamente cierto ¡Con el pelo no se juega!
    Yo lo de las fotos lo olvidé hace años. Tuve una temporada de salir siemopre en estado de shock y con deseos asesinos :P
    Pero piensa que al final, crece.
    Besazo

    • Lo mío con una foto de Meg Ryan, es un clásico… ; – )Siempre lo intento y sólo una vez, lo conseguí.
      Los deseos asesinos suelen ser muy frecuentes al salir de la pelu. Está dentro de la normalidad. : – )
      Besazo.

  5. Yo siempre he pensado que no importa lo que haga la peluquera (eso si que sea digerible a la vista, ningun trasquilon queda bien) porque siempre voy diciendo que afortunadamente el cabello vuelve a crecer, lo mismo con el tinte me gusta experimentar :.P

Puedes leer, puedes escribir , puedes hacer lo que quieras...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s