Los funcionarios imperfectos y los que no.

En estos últimos días, he sentido la impotencia e indefensión del “pobre ciudadano” ante el “funcionario desbordado”. Me han confundido ( por que ellos estaban confundidos) y me han ejercitado en el arte de no perder la paciencia ante un teléfono al que nadie responde, que se corta al terminar la alocución de una voz estúpida o no deja de comunicar constantemente…

Nos llega una multa de 1.500€. via Agencia Tributaria y con apremio de embargo. No hemos recibido aviso anterior alguno y no tenemos constancia ( ni somos conscientes) de haber cometido ningún tipo de infracción. Tras unas llamadas interminables y a prueba de la paciencia de un santo, descubrimos que la multa es de otra persona, de otro vehículo y en otra Comunidad Autónoma. Nada que ver con nosotros. Respiramos aliviados. Se han equivocado. No nos van a embargar 1.500€… Pero, entonces se pone en marcha el sistema y nos engulle de forma implacable : “Lo siento, debe hacer un recurso y demostrar que este vehículo no es suyo. Bla, bla, bla…“. Primero, incredulidad ¿ Yo debo demostrar un error “administrativo” (tipográfico o de despiste) de Tráfico?. Pués sí. Y además de que cuesta dinero, tiempo y paciencia debes asumir que te van a embargar pero… “No se preocupe por que una vez aceptado el recurso , se le devolverá el importe con intereses de demora“. Increíble. Casi me caigo de la silla “¿Me está diciendo que aunque LA PUTA MULTA NO SEA MIA, debo pagar hasta que esto se resuelva?”. Increíble pero cierto.

Iniciamos el proceso de “recurrir”, contratando una gestoría especializada en estos servicios y nos encontramos con otro escollo. El Informe de tráfico nos da el nombre del titular del vehículo pero…es posterior a la infracción. Para saber quien era el anterior propietario ( y supuesto infractor) se debe solicitar ampliación del informe , acudiendo a Tráfico personalmente y Bla, Bla, bla…

Como todos los “pobres ciudadanos” de este país, ando escasa de tiempo para ir a hacer colas a Tráfico y sigo atormentándome por los 1.500€ y mi necesidad de defenderme de la Administración de un error de la propia Administración. El tiempo va pasando y necesito “recurrir”.

Aquí, entran en juego los funcionarios. Desgraciadamente, el sistema los pone en nuestra contra de forma natural. Los estereotipos se han fijado en nuestro cerebro y nos imaginamos a seres frustrados pero con la nómina asegurada que descuelgan el teléfono para poder hacer otras cosas ( ese número que SIEMPRE comunica) , se van a almorzar con soltura y laxitud aunque una cola kilométrica los mire acusadoramente y son sistemáticamente antipáticos porque como ( y repito) “seres frustrados pero con la nómina asegurada” tienen el poder y te tienen agarrado por los huevos, cuando te sientas, delante suyo, con tu expediente … Por desgracia, yo he ido a una Delegación de Hacienda donde los funcionarios te dejaban en stand by para tomarse el bocadillo con el cortadito y me he sentido enfurecida ( tipo Michael Douglas en Dias de Furia) cuando no he podido contactar via telefónica con nadie en Tráfico ( La Campana de Barcelona, para más info) de 10:00 am a 13:00 pm horas para saber si realmente debía ir a pedir un segundo informe de un vehículo que no era mío y por el que me iban a embargar 1.500€…

Me pregunto para qué habilitan telefónos de atención al ciudadano, si no va a haber nadie que los atienda. Aunque lo peor es que el que te lo atienda (tras un episodio obsesivo compulsivo de rellamadas) no tenga ni zorra idea de lo que le estás hablando, le importe un pimiento y ni se plantee ayudarte… Básicamente, esto es lo que me ha pasado a mí en estos días de dura batalla por “la-multa-que-no-era-mía”.

Pero hoy, en otro intento desesperado eterno, he podido habalr con otro ser humano, amable y empático que me ha dado un nuevo numero de telefóno. Pero más personalizado, más especializado “en lo mío”. Ha sido mi primer rayo de esperanza… Evidentemente, mi futuro interlocutor (¿qué me encontraría al otro lado de la línea?) comunicaba continuamente pero yo, atacada por mi transtorno de rellamada y atisbando un oasis en medio del desierto, también insitía machaconamente en establecer algún tipo de comunicación.

Al final, una voz a contestado mi llamada desesperada. Ha sido un tanto impaciente pero ha escuchado y ha sido resolutivo. Segundo rayo de esperanza. Nuevo número de teléfono y un número de fax e instrucciones precisas. Bien!

A partir de ese momento, todo ha empezado a funcionar: envío de fax , contacto telefónico ( varias veces comunicando pero sabían a gloria después de la experiencia Tráfico -Barcelona) y rápida respuesta : “Nos hemos equivocado. No se preocupe. Queda anulada.” Y para más alucine, recibo llamada posterior del funcionario confirmándome la anulación …

De un plumazo, ha desparecido mi problema. He encontrado una cadena de buenos funcionarios, personas amables, predispuestas a escuchar y a ayudar. Comprensivas con los estados de nervios alterados (tipo Maitena) , empáticos o no, pero resolutivos. Y estoy encantada, ya que no hay que olvidar que a esos funcionarios los pago yo. Tristemente, nuestros políticos tienen mejores cosas que hacer ( aumento del 7% para Ejército en los Presupuestos del EStado???) que sanear y motivar a nuestros funcionarios. Y digo sanear, refiriendome a esos puestos rancios y de antaño , a ese estilo de ser humano politizado, burocratizado y robotizado que aún campa por alguna de nuestras Administraciones y que hay que exterminar. Para motivar, yo creo que es imprescindible dotar a nuestras Organizaciones de más recursos. No puede ser que los juzgados estén desbordados y que no se amplien plazas para solucionar el problema. Es indignante que se acumulen expedientes en los suelos de los pasillos y que finalmente sean asignados a becarios y sustitutos que se ven desbordados por un trabajo que no es el suyo. Más personas, más medios y más filosofía de ayuda, de help, de simpatía , de facilitar los trámites al ciudadano que , pobre tipo, si no espabila se ve engullido por todos esos grandes defectos del sistema.

Sigo creyendo en la importancia de la Lovepeople. Esa ha sido la diferencia entre acabar como el ya citado Michael Douglas o como ahora, escribiendo este post con mis cuentas libres de embargo…

Hay alguién, a muchos kilómetros de aquí, que iba en su moto sin carnet ni seguro…Dentro de poco, y si no hay más fallos humanos, le van a soplar 1.500€.

Un pensamiento en “Los funcionarios imperfectos y los que no.

  1. Pingback: Bitacoras.com

Puedes leer, puedes escribir , puedes hacer lo que quieras...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .