El orinal.

Habéis llegado hasta aquí y esto es un Final de este relato compartido (sólo uno más de los tantos finales que contiene “The Last Bee”). Esta es la historia número 44 según las instrucciones que se nos han ido enviando (y que se han autodestruido tras ser leídas y procesadas) y es el número elegido para divulgar la gran verdad.  Es urgente hacerla pública. Por favor, retwittear lo que aquí leeréis. Esto es un SOS.

En realidad,  nada de lo que aquí se ha escrito es ficción. Todo es real. Existe el Apicarium RX2000 . Mc Grow también existe. Por razones de seguridad, hemos tenido que ocultar su verdadera identidad y…Flanagan…Pobre  Flanagan…

En un ataque de furia intenso, que le puso de adrenalina hasta arriba, le dio una patada en los huevos al calvo y, después, al de la barba. Los imponentes hombres de negro, quedaron tendidos en el suelo, aturdidos por el dolor. Flanagan recogió el Apicarium RX2000, dio media vuelta y empezó a correr por aquellos pasillos de color ébano reluciente.

Lo encontramos tres meses después y aunque desvariaba y se había adelgazado notablemente, había conservado el Apicarium RX2000 en perfecto estado. De la abeja, ni rastro. Flanagan dijo que se la había comido en un ataque de ansia de proteína…

En el Apicarium RX2000, es dónde estaba escondido el mayor secreto del mundo. Un secreto que cambiaría la concepción de la vida y del universo. Si caía en las manos adecuadas, se acabaría el hambre y por fin, habría paz en el mundo. En las manos equivocadas, todo lo contrario.

Escribo este final, la historia 44, sabiendo que están ya muy cerca.

Flanagan …ya no está operativo. Lo hemos tenido que internar en una famosa Clínica de Reposo. Sigue caminando en círculos y sólo quiere comer insectos.

Mc Grow me ha localizado y no sé si podré mantener el Apicarium RX2000 y el mayor-secreto-del-mundo-mundial-y-del-universo a salvo…

He oído un ruido en el jardín. Se me acaba el tiempo. Ya están aquí. Lo único que importa es que no encuentren el Apicarium RX2000.Veo al calvo detrás de la ventana.

¿Dónde estará el de la bar…    (Croc!)

apicarium

(…)

Flanagan no suelta ese extraño objeto que le llegó por mensajero a la Clínica El Reposo.

Cuando abrió el paquete exclamó : ¡Mi orinal! Desde aquel momento, no ha dejado ese …orinal . Va con él a todas partes…Ningún miembro del personal se atreve a tocarlo…

THE END

Si quieres volver al principio de la historia, haz click aquí.

2 pensamientos en “El orinal.

Puedes leer, puedes escribir , puedes hacer lo que quieras...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s