Experiencia iPhone (1)

iphone_apple_01Casi como spoiler de este mismo post, vaya por delante que Apple es una de mis lovemarks. Estoy escribiendo desde un Mac, tengo un iPod y …acabo de estrenar un iPhone.

Apple es una de mis “marcas afectivas” y también , una de mis “marcas inspiradoras”. No sólo he conocido la perspectiva del puro consumidor final sino que debido a mis circunstancias profesionales, también he querido conocer la visión más empresarial del asunto ( desde su faceta más marketiniana a la concepción de producto). Es por eso, que cuando tengo un algo apple en las manos, se me despierta una personalidad bipolar : por un lado, soy una gadgetmaníaca , alucinando con el último aparatito y, por otro, aparece mi mente más profesional, examinando el producto desde la caja a las instrucciones y la garantía.

Por supuesto, la experiencia Iphone también ha sido evaluada desde estas dos perspectivas. Cuando recibí el paquete , con unos varios-muchos días de retraso por parte de Movistar, ya había alimentado expectativas e información , visitando foros especializados en el teléfono. Como es habitual en un consumidor leal a su lovemark ( es que el concepto de amor a la marca es muy potente…), la información negativa se procesa y se almacena en algún compartimento del cerebro que se niega a creer hasta que sus dedos no toquen.

En mi investigación previa, descubrí que como todo gran producto , despierta grandes amores y odios igual de intensos. Además de los típicos casos de mal- funcionamiento -siendo -nuevo (por cierto, algo que crees que a ti no te va a pasar , hasta que te pasa…), la queja más unánime es la poca duración de la batería si lo utilizas a un nivel alto de prestación ( esto es : iPod, vídeos, juegos, teléfono, navegación, www, etc…).
La caja ya estaba en mi poder, así que ahora debía descubrir por mí misma, el nuevo gadget. El packagig del Iphone no defrauda. Tal vez, es menos voluminoso de lo que te esperas pero pesa y lleva la marca gráfica de la casa. La manzanita color plata y el teléfono impreso en relieve , a tamaño real, marcan el estilo de producto de luxe-casual. El interior es compacto y los elementos están cuidadosamente ubicados en troqueles anti-impacto de gran calidad. Como siempre, la experiencia previa al disfrute del gadget, se convierte en un placer. Es uno de los grandes aciertos de la firma. La caja, al igual que su contenido, ya te gratifica en el momento de tenerla. Esta segunda ocasión en el que el consumidor se reafirma en su compra ( la primera, fue cuando realizó el acto de comprarlo), es aprovechada por Apple para hacerte más applefan y consiguiendo que la lovemark se afiance más.

Conceptualmente, viene a ser como lo del mismo regalo , bien presentado, bien envuelto ( con sus lazitos, tarjetas, etc.) a uno , exactamente igual, pero colocado en una bolsa -de- plástico- de -super -reutilizada ( por dar una imagen mental in extremis opuesta). El mismo producto , el mismo estímulo final, tiene percepciones diferentes según su envoltorio. Apple ha elegido diseños muy puristas, en los que el producto suele ser el protagonista, elaborados con cartones y gramajes de gran calidad e impresiones óptimas. Con este impacto, ya nos lleva a su mundo particular.
Es inteligente ,como juegan con el “Designed by Apple in California” y el “assembled en China”. Te impregnan de design y California y con eso te hacen evocar la manzana de Steve Jobs y el mito y así se te olvida un poco que está fabricado en China ( y es que aunque casi todo está fabricado en China, aun pensamos que los productos chinos son de baja calidad aunque nos vendan los controles de calidad exhaustivos y la presencia del team apple en el proceso global).

Las instrucciones y garantías son mínimas. Incluso te sientes un poco defraudado con el “Todo al alcance de tus dedos” sintetizado en un mini acordeón muy visual , con las cosas que puede hacer el teléfono pero demasiado breve para ese aparato . Los primeros instantes de funcionamiento de un producto de este tipo, van siempre con un cierto temor reverencial a cargárselo a las primeras de cambio, así que unas instrucciones un poco más elaboradas, tampoco vendrían mal. Lo cierto, es que cuando utilizas el Iphone, te das cuenta que no es necesario detallar ya que es muy intuitivo y fácil de utilizar… Pero de esto , te das cuenta , después… La sensación primera del material de ayuda es , que es corto.

Por supuesto, añaden dos adhesivos de la marca ( la manzana blanca) para que puedas seguir proclamándote “El rey de la república independiente de Apple” y subas tu autoestima , les publicites y sigas reforzando la lovemark.

Y , en definitiva, es lo que consiguen. Ahora, el gadget.

Cuando ya tienes el iPhone en las manos , dices ¡Guauuu! o todas las expresiones similares que se utilizan para describir un objeto alucinante. Pesa y parece delicado ( no creo que soporte a los habitantes de mi bolso) y brilla . La pantalla es grande y la sensación de control táctil , muy buena.

Lo configuré , sincronizando agenda de contactos, música, vídeos, fotos y mi cuenta de correo desde el Itunes. Este proceso fue rápido y sencillo y creo que una de las cosas que jugaron a mi favor, es que todos mis equipos eran Apple. Otros usuarios, que los gestionan desde un PC, han tenido problemas al configurar. Yo, no. De momento.

En definitiva, la experiencia ha sido muy gratificante. El Iphone pinta muy bien y mi lovemark se afianza.

No creo que me dedique a visitar muchas webs , ni bajarme vídeos de youtube. Utilizaré mucho el teléfono, el mail y la agenda ( si me acostumbro). Voy a intentar suplir mi cámara de fotos con la del teléfono ( a ver que tal…) y, cuando lo necesite, el navegador. Mi Ipod pasará a ser el secundario y escucharé música con el Iphone.

Mi ritmo de trabajo y vida y mi despiste habitual en lo concerniente a cargar el teléfono, pondrán a prueba mi relación de amor con el Iphone.

Espero, de todo corazón, que la batería aguante el tipo…

To be continued