Soul Eraser.

Me encontré la cajita en la puerta de casa. Era de un cartón sencillo y llevaba una simple etiqueta blanca con la palabra “SoulEraser”. No parecía peligrosa pero sí que me resultó muy raro encontrar un paquete en el felpudo del IKEA ( no me había podido resistir a lo de “Bienvenido a la República Independiente de Mi Casa”). Así que primero me agaché, alejada del paquetito y leí la etiqueta. Me acerqué un poquito más pero no observé nada extraño. Me incorporé y le dí un golpecito con el pie. Comprobé que era liviano y sentí una especie de alivio interior. Ya más confiada, la cogí y la agité . Había algo poco pesado que hacía un ruidito especial. Desde luego, no era metálico. Lo agité un poco más , situándolo cerca de la oreja y de una forma ya confiada, decidí que lo abriría en casa , que no era peligroso.

En el interior, protegido por un papel esponjoso, había un sencillo lápiz de madera con una punta de goma de borrar. Lo miré por arriba y por abajo. Le dí la vuelta, toqué la goma y presioné la mina de carbón. No parecía nada más que un sencillo lápiz de madera como los de toda la vida pero , en vez de poner Staedtler, allí , en letras marrones, habían grabado SoulEraser.

Lo dejé en un tarrito en el que iba acumulando lápices y bolígrafos , olvidado entre sus amigos de colores, hasta que un día lo cogí , distraídamente, para tomar nota de un teléfono.  Se quedó por allí encima y , esa misma tarde, me ví inmersa en una larga charla telefónica con una compañera de trabajo en la que me informaba de las últimas noticias de la empresa. Yo optaba a una promoción interna que estaba segura que no me iban a dar, ya que mi rival  era la mano derecha ( y se decía que más cosas) del jefe de departamento que iba a tomar la decisión. Mientrás escuchaba los cotilleos, iba dibujando tontamente . Pelo largo, ojos saltones… Sin querer, me iba saliendo una caricatura infantil  de mi archi-enemiga laboral( lo mio no había sido nunca el dibujo) . Cuando colgué el telefono y ví mi obra de arte, no se me ocurrió otra cosa que empezar a borrarla. Le dí la vuelta al lápiz y froté el papel hasta que se llenó de migas de goma que  tuve que sacudir de mis pantalones. Después lo arrugué y lo tiré a la papelera.

Al día siguiente, mi competencia directa para optar al ascenso había desaparecido de la faz de la tierra.  Nadie sabía nada de ella. No-Nadie-Nada.

No diré que no me apenara aquella extraña situación pero ya aposentada en mi nuevo cargo en el Departamento, tampoco es que me preocupara mucho lo que le había pasado a aquella mujer. Pero, a menudo, cuando pensaba en ella ( no podía controlar el discurrir de mis pensamientos), mi cerebro conjuraba la imagen de aquel dibujo grotesco …

Unos meses más tarde, me encontraba sentada en la mesa de la cocina tras una pelea con mi novio. Era domingo y él se había ido al fútbol con los amigos. Lo de “ir al fútbol” era un concepto muy amplio temporalmente : por la mañana, se iba a jugar con los amigos. Por la tarde, iba a ver el partido y por la noche, se tomaba unas cervezas viendo la repetición de las mejores jugadas… Después de media liga, Copa del Rey y Champions, la cosa había estallado… Irritada y aburrida,  con una taza de café en mis manos y leída ya toda la prensa del día, empecé a juguetear con un papel y el “sencillo lápiz de madera” que seguía estando rodando por mi encimera. Dibujé su cabezota calva , el horrible bañador de flores (tipo hawaino) , la forma abultada de las pantorrillas y el tatuaje que se había hecho en el tobillo ( en un ataque Ibiza-Gilipollas) del escudo de su equipo de fútbol. El dibujo, una vez más, representaba una figura grotesca de trazo no muy delicado. Me dí cuenta que lo de dibujar mal era poco calificativo para mí. Lo mío era “tremendo”. Así que, le dí la vuelta al lápiz y… a borrar.

Mi novio no volvió jamás a casa. Nadie lo vió tras el partido. No-Nada-nadie.

Identificado el “causa-efecto” me dí cuenta que tenía un poderoso y sencillo lápiz de madera con la punta de goma de borrar.

Y podía borrar a las personas…

Así que ,me dediqué a dibujar a muchos y a muchas y a borrarlos con especial dedicación.   Es posible que si el lápiz hubiese caido en otras manos dibujantes, la cosa hubiese sido distinta pero … me llegó a mí. Al felpudo de mi puerta.

Soy una persona muy volátil. No soy malvada pero sí un poco inestable.  Lo disimulo muy bien. Si me cabreas, te dibujo y te borro. Lo que pasa, es que no soy rencorosa y después, me sabe mal haberlo hecho. Si las personas no se borraran de verdad, no pasaría nada. Serían papelitos arrugados en mi cubo de la basura pero resulta que tengo el sencillo lápiz de madera y …yo…puedo borrar.

Mi madre me criticó por mi actitud cuando mi novio desapareció. Me llamó indecente por haber salido a tomar unas copas con mis nuevos compañeros de trabajo ( los que no interesaban, ya habían sido borrados de mi vida) así que la dibujé y la borré. Hice lo mismo con mi mejor amiga cuando me acusó de estar desequilibrada y obsesionada con mi sencillo lápiz de madera.

Borré y borré hasta que dejé el sencillo lápiz de madera con la goma de borrar en las últimas.  Y con esto llego a hoy. Al ahora mismo.

Estoy sola. Completamente sola. Borrando y borrando se me ha ido la mano y ya no queda nadie reconocible en mi entorno. Nadie con quién compartir los recuerdos. No-Nada-Nadie.No quiero seguir aquí.

No hay nada. No hay nadie…

Así que te tomado una decisión y he decidido borr…

(…)

 

……………………………………………………………………………………………………………………………………….

NB : Escribí este relato hace 5 años. De momento, no sé de nadie que haya inventado el lapiz de marras…; – )

lapiz

10 pensamientos en “Soul Eraser.

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Me estaba dando miedo comentar este ‘Bypils’, porque estaba tomando mucho respeto a ese lápiz de vudú o lo que sea, pero al final he visto que ya no hay problema. No sé si podrás leer este comentario, allá donde estés.

    Por si te apeteciera volver, es posible que volviendo a dibujarte, reaparezcas. Pero tendrás que ingeniártelas para eso, porque no estando, a ver cómo te vas a dibujar.

    Siempre puedes pedírselo a alguien que tenga las llaves de tu casa, si quieren hacerte el favor. Eso suponiendo que haya quedado lápiz suficiente. En fin, ya veré si da resultado o no.

    Si es que no se te puede dejar sola.

    Saludos.

  3. En casa los lápices son sagrados. Se les saca punta y más punta hasta que quedan muy pequeños. Entonces pasan al tarro de los lápices. En ese lugar transparente duermen cientos de de enanitos acumulados durante años.

    Ellos escribieron mil historias y se merecen el descanso eterno en un lugar digno y acristalado. Si ellos, quizás, no existiría la historia; por lo menos la de los míos.

  4. Pingback: Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya

  5. Pingback: El lápiz maldito de Pepita Pérez… | Non Perfect. El blog imperfecto.

Puedes leer, puedes escribir , puedes hacer lo que quieras...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s