Miente.

mentiras

Cuando te preguntan “si te ha gustado el regalo que te han hecho” con una exclamación previa del tipo ¡ Te he comprado algo que me encanta, que es chulísimo y que estoy seguro que te va a encantar!. Si abres el envoltorio y ves “que no” pero a tu alrededor el regalante brinca con entusiasmo : ¡A qué es bonito!,¡A qué es bonito!, miente.

Tras una comida-cena desastrosa , en la que tu anfitrión se ha esforzado al máximo pero el resultado ha sido espeluznante , a la cuestión ¿ Has comido/cenado bien?, miente. Aunque sufras la versión del que realmente se cree que lo “ha hecho a nivel de chef”, o la “del que critica la comida allí donde vá y no ve la viga en el ojo pero sí toda la paja del mundo”, miente, miente.

Si hubieras mentido, tal vez no te hubieras enfadado con tu suegra por ese horroroso reloj de cuco que te ha regalado para tu salón minimalista.  Lo hubieses dejado en un armario ( oculto) y la hubieses dejado dando los saltitos de entusiasmo del que se cree que regala bien . ¿Vale la pena decirle a un amigo que su arroz a la crema de nécoras es un mejunje incomible y crear una situación tensa, cuando lo que menos te importa de ese amigo es su habilidad en la cocina?. ¿Y por qué le vas a decir a tu amiga que esa camiseta le queda de tortazo visual, cuando ella flota de entusiasmo con esa elección?…

Así que la mentirijilla o mentirita funciona como un regulador de nuestras relaciones sociales. Es un filtro benigno por el que pasar las diferencias de percepciones y dejar que lo importante, lo esencial, salga intacto de las pequeñas batallas de la convivencia humana. Pero claro, hay que saber gestionarlo. Por cierto, en este post, hablamos de esas mentiras blancas. Las pequeñas y piadosas. Las otras, ya queda claro que son “negras, malas y enormes”.

Soy una firma defensora del uso de la mentirijilla que yo llamo “situacional”. Sin sentimiento de culpabilidad. Y es que eso , es una impronta que nos inculcan desde pequeños: No mentir.

 

mentiras2

Al principio, somos devotos de la norma y podemos desmentir tranquilamente: Mamá, no mientas que no se puede. No digas que papá no está en casa. Está en el salón. (Voz de reproche del niño a su madre, cuando esta le está diciendo al Presidente de la Comunidad de vecinos que su señor esposo no está en casa y sí lo está: escondiéndose.).

Más tarde ya la empezamos a utilizar para conseguir un fin: que no te castiguen ( yo no he sido ), que no te pillen ( estoy estudiando con X. Llegaré más tarde. Al fondo, la música de la fiesta), etc. Esta sucesión de mentiras, siguen en nuestra vida adulta: desde mentir con respecto a un dolor para no hacer algo, hasta decirle a alguien que ya tienes un compromiso , sin tenerlo.

Si hacemos un examen de las mentiras (blancas y situacionales) que decimos al día , nos quedaríamos sorprendidos. Y, a la vez, si nos pusiéramos a practicar un ejercicio total de “verdad” y elimináramos esas pequeñas mentirijillas, podríamos dejar a más de uno derrotado, cuando se podía haber ahorrado el mal trago.

Pero sí que es cierto que vivimos en una cultura ” de mentiras” ( lo admito) pero, también es cierto que cada cosa en su dosis justa nos puede hacer la vida más sencilla.

Lo único que es verdad es que el ser humano es complejo, difícil y muy sensible.

El resto de las afirmaciones de este post, pueden ser mentira…

 

mentiras3

15 pensamientos en “Miente.

  1. Todo cuanto dices es VERDAD, quien dice que no miente…MIENTE, uno más que otros por supuesto, hay personas -y especialmente conozco uno- que es embustero compulsivo, desde lo más importante a lo más tonto…. ya no tiene remedio. Esas personas que van con la verdad (como dicen ellas) por delante, a veces pueden herir mucho los sentimientos a otras.. Bueno, sin más dilación, yo tambien digo alguna mentirijilla, esta mañana por ejemplo, diré una… leve,pero NO perjudico a nadie.

    • Si las contáramos, nos quedaríamos sorprendidos. Hay cosas que no consideramos una mentira y lo es pero, como decía en el post, yo estoy a favor de la mentirijilla situacional.
      La vida es muy corta para lidiar con las complicaciones de las verdades “insulsas”.
      Besazo, Rosa

  2. La mentira es como un veneno usado de antídoto. No usarlo en pequeñas dosis es doloroso y mortal, pero pasarse con ello también lo es.
    Es una pócima socializadora que hay que saber gestionar bien.

    NA: … Enfrascados en ese famoso número, Caperucita le decía a Pinocho; – “Miénteme Pinocho, miénnnteme…”
    Besos sinceros.

    • Wow! El símil con el veneno es genial…
      Cierto que hay que saber gestionarlo pero, en los casos a los que me refiero, ni lo gestionamos. Sale sólo y sin más importancia. ; -)Como el piropo inmerecido…
      Besos verdaderos.

      • A eso me refiero, que es peligroso cuando ya por inercia te sale constante la mentira… :-( (Hay gente que le pasa).
        NA: Y como apuntas, también sucede con el elogio inmerecido.
        Besos merecidos. :-)

    • No son importantes pero son “mentiras” si te lo planteas objetivamente.
      Mentirijilla es una gran palabra. Lo define muy bien. ; – )
      Un abrazo, Tejas.

  3. pues es verdad que todos mentimos (ja ja) pero por ejemplo, cuando les digo a mis amigas, se me ve gorda? creo que estoy más cachetona.. y ellas me dicen “noo estás super bien”. y entonces le pregunto a mi mejor amiga exactamente lo mismo. y ella me dice “pues sí un poco, aunque no tanto no exageres”…
    entonces valoro mucho más esa verdad digamos que dolorosa, que esa mentira piadosa.
    será por eso que ella es mi mejor amiga y las otras -aunque las quiero como hermanas- pues no lo son… ?

    • Tienes toda la razón, Eka . Una “mejor amiga” no abusa de mentirijillas piadosas , a no ser que vea que decirte que está más cachetona ;-) te va a hundir el día… Entonces, ¿No es buena amiga por no amargarte?
      Depende de la trascendencia de la mentira.
      Un beso, Eka

  4. Algunas veces, cuando me preguntan, ¿cómo estás? y digo bien, cuando en realidad no lo estoy, pienso: pero qué le voy a decir a esta persona que en realidad es una conocida? estoy jodida, gracias por preguntar… Cierto es, una dosis de mentirijillas es necesaria
    Saludos!

    • Y hay otros, que porque los quieres, no les dices la verdad para no fastidiarles…
      Esa “mentirijilla” es necesaria. Un comodín. ; – )
      Besos, TD

  5. Pues para ir de mentiras has escrito una gran verdad, mentimos continuamente como bellacos precisamente por eso, para no hacer daño ni con las palabras a los que queremos. Otra cosa es a los que no queremos, al menos en mi caso (¿Quedamos para un café? _ ¿Estas de coña? tengo que ver crecer la hierba)
    Pero claro, no todo el mundo se atreve jejejeje
    Besos infernales By

Puedes leer, puedes escribir , puedes hacer lo que quieras...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s