Zona Libre de Postales de Navidad ( de papel)

Googleleando “Odio la navidad”, he encontrado cosas muy divertidas y, otras, interesantes. Por lo menos, dan que pensar… Yo, personalmente, no odio la Navidad. Me gusta el tema de las luces, de los regalos y de las comidas familiares… Todo de una forma razonable : o sea ¡Benditos días de vacaciones !…aún así me he hecho objetora de conciencia en esto de las postales de navidad y, este año, quiero declarar mi casa “Zona Libre de Postales de Navidad”. Esto consiste (lo leí en un artículo del periódico) en situar un cubo de basura en la zona de buzones con un letrerito que ponga : “Las postales del 4º A, directamente aquí, gracias!”.

¿Por qué? ¿No es bonito recibir los mensajes de amor y felicidad de nuestros semejantes?. Pués yo creo que NO. Que nos encontramos ante otro anacronismo , el de las postales de navidad: antes, en tiempos en los que el mail no exístia y había la costumbre de escribir ( atención: manuscrito!) a familiares y amigos, el tema de la felicitación navideña era imprescindible en nuestro marco de relaciones sociales. Ahora, el 99% de postales que recibimos son de organizaciones, instituciones, bancos, ayuntamientos, supermercados…Toneladas de papel y tinta para que , después, las abramos solo para ver cual es la más fea ( impresionantes las de los Belenes antiguos!!!) y , muchas veces, sin prestar más atención las tiremos a la basura ( si hay suerte , serán recicladas en papel y si no, se mezclarán con los restos orgánicos del día). Para una que recibes de un despistado, o de familia novata que se siente ilusionada con su primer formato de postal navideña”somos una familia” o la de los padres que visten a sus hijos de Papa Noel o Pastorcillos y la reparten a diestro y siniestro ( y no tienen en cuenta que la fotito sólo hara gracia a la familia más allegada. El resto, la conservamos un tiempo ( da cosa tirar la foto de un bebé de Santa) ;  casi se ha extinguido la especie de ser humano “que – escribe -postales -de – navidad- en- papel”. Es más, si te llega alguna, la valoras mucho más (incluso la cuelgas en la nevera durante las fiestas…)pero, como decíamos, ese uno solitario es uno…

El resto, somos millones. Millones y millones de postales en serie.

En las empresas, más de lo mismo. Típica postal  solidaria . Por cierto, siempre gana Unicef. En muchas empresas, ni las abren…Sólo si hay uno de esos ilusos, se cuelgan de un hilito en las paredes de la oficina. Pero, como lo otro: en extinción.

Entonces, menos los casos de románticos que aún escriben a sus seres queridos o conocidos, para el resto : 1) No se gasten el dinero.Mejor, directamente, lo ingresen en una cuenta de Unicef o cualquier ONG que nos guste.; 2) Si no son de ONG ( o sea, que encima no ayudan a nada de nada), no se ofusquen en diseñar cosas con gorritos y árboles de navidad y esos t-e-rr-i-b-l-e-s calendarios , de los que se reciben 1.000 ( casi todos, iguales…).3) Utilicen el mail e intenten potenciar la NO impresión de la felicitación. En resumen : para enviar esas postales, mejor no enviar nada. Donamos el dinero y evitamos un consumo no sostenible de papel y tinta.

Si, es verdad, le quita encanto… Pero , tal vez, los tiempos han cambiado y no son tan encantadores…

Feliz Navidad de una firme objetora de las postales de navidad de papel…

Puedes leer, puedes escribir , puedes hacer lo que quieras...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.